Actualizado 14/03/2007 16:55:42 +00:00 CET

UE.- España es el país de la UE donde con más frecuencia se abusa del alcohol, según el Eurobarómetro

El 84% de los españoles apoyan que las etiquetas de las bebidas alcohólicas adviertan del riesgo para embarazadas y conductores

BRUSELAS, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

España es el país de la Unión Europea donde con más frecuencia se abusa del alcohol, ya que el 28% de las personas que beben confiesan tomar más de 5 copas seguidas varias veces por semana. En segunda posición se encuentra Austria (24%), mientras que en Irlanda el 37% de la población que consume bebidas alcohólicas abusa de ellas una vez por semana, según los datos de un Eurobarómetro especial hecho público hoy por la Comisión Europea.

En contraste, sólo el 1% de los suecos admite beber más de 5 copas seguidas varias veces por semana, un porcentaje igualmente bajo en Letonia (2%) o Estonia, Lituania, Malta y Polonia (4%), frente a la media comunitaria que se sitúa en el 13%. En el conjunto de la UE, los hombres abusan del alcohol mucho más a menudo que las mujeres, ya que el 41% de las mujeres aseguran no haber tomado nunca más de 5 copas seguidas, mientras que sólo el 22% de los hombres dicen lo mismo.

Los mayores de 55 años (16%), los jubilados (15%) y las personas con un nivel de estudios más bajo (18%) son las franjas de población que con más frecuencia beben más de 5 copas seguidas varias veces por semana, mientras que los jóvenes y los estudiantes son los grupos que más abusan del alcohol una vez al mes (21% y 19%, respectivamente) o una vez a la semana (22% y 20%).

Globalmente, el 87% de la población de la UE admite haber consumido bebidas alcohólicas en los últimos 30 días. La clasificación la encabezan Luxemburgo (93%), Italia (92%), Dinamarca (91%) y España (91%) mientras que en las últimas posiciones se encuentran Hungría (77%), Letonia (77%) y Polonia (75%).

Desde el año 2003, fecha en que se realizó la última encuesta del Eurobarómetro sobre el alcohol, el consumo se ha incrementado 6 puntos porcentuales de media en los antiguos 15 Estados miembros. Por países, el mayor aumento se registró en Austria (13 puntos), seguido de España, Alemania, y Países Bajos (11) y Bélgica e Irlanda (10).

De acuerdo con los datos de la Comisión, el abuso del alcohol provoca 195.000 muertos al año en la UE y es el responsable de una de cada cuatro muertes entre los jóvenes entre 15 y 29 años.

ADVERTENCIAS EN LAS ETIQUETAS

El 84% de los españoles apoya que se incluyan en las etiquetas de las bebidas alcohólicas advertencias sobre los riesgos para embarazadas y conductores, una iniciativa que están poniendo en marcha Francia o Finlandia, según informó la Comisión, y que la ministra de Sanidad, Elena Salgado, ha calificado de "buena idea". En el conjunto de la UE, un 77% de la población respalda estas advertencias, aunque se registra una importante oposición precisamente en Finlandia (45%), y también en Dinamarca (44%) y Países Bajos (38%).

El 81% de los ciudadanos españoles encuestados es partidario además de prohibir la publicidad del alcohol específicamente dirigida a los jóvenes en todos los Estados miembros --cinco puntos porcentuales por encima de la media comunitaria--, frente al 15% que no está de acuerdo con esta idea

España es el país de la UE donde menos impacto sobre el consumo tendría un aumento de precios del alcohol, según los resultados de la encuesta. Sólo el 19% de la población reduciría sus compras de bebidas alcohólicas si su coste aumentara un 25% (frente al 33% de media comunitaria), mientras que el 73% asegura que no modificaría en absoluto sus hábitos de consumo pese a un encarecimiento de los precios (62% en el conjunto de la UE). No obstante, los jóvenes sí que serían más sensibles a una subida de precios ya que el 44% de los encuestados dice que disminuiría el consumo.

La mayor parte de los encuestados (73% en la UE, 70% en España) son partidarios de reducir a 0,2 g/l el nivel permitido de alcohol en la sangre para los jóvenes y los conductores noveles en todos los Estados miembros, y creen que un incremento de los controles policiales aleatorios reduciría el consumo de bebidas alcohólicas antes de conducir (90% en España, 80% en la UE).