Publicado 25/05/2022 14:24

La ubicación de los ensayos de la vacuna contra la COVID-19 influyó en los resultados de eficacia

Archivo - Vacunación, vacuna, covid-19, coronavirus.
Archivo - Vacunación, vacuna, covid-19, coronavirus. - RECEP-BG/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado por un investigador de sistemas de información de la Universidad de Arkansas (Estados Unidos) y su colega de la Universidad de Waikato (Nueva Zelanda) ha mostrado que los ensayos de la vacuna contra la COVID-19 realizados en lugares geográficos con bajas tasas de infección obtuvieron resultados de eficacia más elevados, en comparación con los realizados en lugares con altas tasas de infección.

Desconcertados por las tasas de eficacia de las vacunas aprobadas contra la COVID-19, que oscilan entre el 95 y el 45 por ciento, estos investigadores se preguntaron si la prevalencia de las tasas de infección de la COVID-19 en los lugares donde las empresas farmacéuticas realizaban los ensayos podría tener algo que ver con las diferencias de eficacia observadas.

Los investigadores basaron su corazonada en el hecho de que unas tasas de infección más elevadas suelen implicar un mayor número de cepas con mutaciones, que probablemente den lugar a un mayor número de infecciones de ruptura y, en consecuencia, reduzcan la eficacia de las vacunas observadas en el ensayo.

Utilizando datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Universidad McGill (Canadá), el Centro de Vacunas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (Reino Unidos) y otras publicaciones científicas, rastrearon las empresas farmacéuticas que habían comunicado los resultados de eficacia de los ensayos de fase 3 de sus vacunas contra COVID-19.

A continuación, los investigadores extrajeron todos los datos disponibles públicamente sobre las empresas farmacéuticas, centrándose en la ubicación, la realización y los resultados de eficacia de los ensayos de fase 3.

Basándose en los datos, que se han publicado en un artículo en la revista científica 'Plos One', los investigadores examinaron si existía una conexión entre la prevalencia de las tasas de infección por COVID-19 en los centros de ensayo y la eficacia de las vacunas contra este virus. Se encontró que la ubicación geográfica tenía una asociación significativa con la eficacia observada de las vacunas contra la COVID-19.