Actualizado 19/10/2010 16:47 CET

Una triple terapia combinada aumenta en 7 meses la supervivencia frente al cáncer de mama avanzado, según estudio

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

La combinación de tres tratamientos diferentes puede prolongar durante más de cuatro años y medio (55,9 meses) la supervivencia de las afectadas por cáncer de mama avanzado de tipo HER2-positivo, siete meses más de lo que actualmente consigue la terapia estándar para este tipo de tumores tan agresivos.

Así se desprende de los resultados de un estudio presentados en el último congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, en sus siglas en inglés) celebrado en Milán, Italia, que probaba la eficacia de añadir la quimioterapia oral capecitabina, comercializada por Roche como 'Xeloda', al tratamiento de docetaxel más trastuzumab, conocido como 'Herceptin'.

Los datos de dicha investigación, en la que han participado siete países, entre ellos España, han permitido determinar hasta qué punto la quimioterapia oral mejora dos parámetros clave de la eficacia del tratamiento: el tiempo que transcurre desde que la paciente comienza el tratamiento hasta que el tumor comienza a crecer y la supervivencia en estos casos.

De este modo, la mejora observada fue estadística y clínicamente significativa, dado que las pacientes viven más tiempo con el cáncer bajo control.

"Las pacientes que han seguido tratamiento con el triplete han vivido por encima de los cuatro años y medio", ha explicado el doctor Antonio Antón, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, lo que "hace pensar en esta terapia como una opción a tener en cuenta".

Además, se demuestra que en pacientes con cáncer de mama HER2-positivo, trastuzumab no sólo ofrece las mejores probabilidades de curación en los primeros estadios de la enfermedad, ya que también ha demostrado incrementar la supervivencia en mujeres con la patología avanzada.

Entre el 20 y 30 por ciento de los tumores de mama presentan cantidades anormalmente altas de la proteína HER2, lo que se asocia a una forma de la enfermedad especialmente agresiva.