Tres de cada cuatro niños que sufren un accidente necesita atención médica

Actualizado 06/10/2014 20:37:54 CET
- FUNDACIÓN MAPFRE

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

En España se producen cada año unos 400.000 accidentes protagonizados por niños, generalmente caídas o golpes, en el 72,9 por ciento de los casos acaban necesitando atención médica como consecuencia de los mismos y hasta un tercio (35,3%) son atendidos en un hospital.

Así se desprende de los resultados de un estudio llevado a cabo por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y la Fundación Mapfre a partir de 1.726 cuestionarios a familias de niños que habían sufrido un accidente en el último año.

Los niños del estudio habían tenido una media de dos accidentes en los últimos 12 meses y hasta en un 4 por ciento de los casos habían acabando necesitando ingreso hospitalario.

La mayor parte de los accidentes se producen en el entorno del niño (57%), principalmente en la escuela o en el parque, seguido del hogar, donde se dan en el 42 por ciento de casos, y las formas más frecuentes son las caídas (56%) o los golpes contra un objeto, persona o animal (26%).

No obstante, el tipo de accidente varía según la edad ya que, mientras cuando son más pequeños (menos de 4 años) son más frecuentes los ahogamientos, las caídas o los aplastamientos, entre los 5 y 7 años el motivo más frecuente es una mordedura y a partir de los 8 años ya son los cortes, los golpes o los provocados por un cuerpo extraño.

En cuanto a los motivos por los que los familiares creen que se produjo el accidente, el 46 por ciento cree que se debió al azar o a la casualidad, el 21 por ciento por imprudencia o temeridad del niño y solo el 14 por ciento por un descuido o distracción del cuidador.

La presidenta de AEPap, Begoña Domínguez, lamenta estas respuestas ya que, como ha defendido, "la mayoría de los accidentes son prevenibles". Prueba de ello es que aquellas familias que toman medidas preventivas en el hogar, como dejar los medicamentos y los productos de limpieza fuera del alcance de los niños, tienen menos riesgo de que los niños sufran un accidente.

LOS NIÑOS CON UNA ENFERMEDAD TIENEN MÁS RIESGO DE ACCIDENTES

Además, el estudio ha revelado como los niños que tienen alguna enfermedad tienen un riesgo más significativo de tener un accidente que los niños sanos. Lo mismo sucedía con aquellos que tenían que tomar alguna medicación.

Los datos del estudio muestran también como los meses en que más accidentes se produjeron es entre octubre y diciembre, si bien puede deberse a que son los meses en que se realizó el trabajo, por lo que en realidad los meses más peligrosos son los de verano, coincidiendo con las vacaciones de los menores.

Ante su cercanía, el director del Área de Salud y Prevención de Fundación Mapfre, Antonio Guzmán, ha pedido estar especialmente vigilantes con los menores y mantener en los lugares de vacaciones las mismas medidas de prevención que tienen en casa, y no perder de vista a los menores en la playa o las piscinas, donde se producen la mayoría de los ahogamientos.