El tratamiento inmediato con terapia antirretroviral ayuda a los bebés con VIH

Publicado 28/11/2019 7:14:48CET
Escaneo electromicrográfico de una célula T infectada con VIH
Escaneo electromicrográfico de una célula T infectada con VIH - NIAID - Archivo

   MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El inicio de la terapia antirretroviral a las pocas horas de nacer reduce drásticamente el reservorio del virus del VIH, un paso importante en los esfuerzos para curar infecciones, y mejora las respuestas inmunitarias antivirales en recién nacidos con VIH, muestra un estudio de dos años de una cohorte única de diez bebés en Botsuana publicado en la revista 'Science Translational Medicine'.

   La infección por el VIH en los bebés sigue siendo un enorme desafío para la salud mundial. Cada día, de 300 a 500 bebés en África subsahariana se infectan y el virus progresa mucho más rápido en los bebés que en los adultos debido a su sistema inmune más débil.

   Si bien los medicamentos antirretrovirales son altamente efectivos para suprimir el VIH en recién nacidos y bebés, estos medicamentos generalmente no se administran inmediatamente después del nacimiento, al menos en la mayoría de los países más afectados por la epidemia del VIH.

En 2010, un bebé con VIH nacido en Mississippi recibió terapia antirretroviral (TAR) dentro de las 30 horas de su nacimiento. Este bebé pudo mantener el control viral espontáneo durante varios meses después de suspender la terapia antirretroviral, lo que aumenta la posibilidad de que el tratamiento temprano pueda marcar una diferencia crítica para los recién nacidos.

   El Estudio de Tratamiento Infantil Temprano (EIT), dirigido por Roger Shapiro, de la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan y Mathias Lichterfeld, y Daniel Kuritzkes, ambos del Hospital Brigham y Women's, buscaron investigar más esta posibilidad en recién nacidos de Botswana.

   Como parte de un esfuerzo de colaboración internacional, los investigadores del Brigham realizaron pruebas inmunológicas y virológicas, descubriendo que iniciar el TAR inmediatamente, en lugar de esperar unas pocas semanas, proporcionaba beneficios medibles para los bebés nacidos con VIH.

   Los resultados del equipo se publican en parte de un esfuerzo de colaboración internacional, los investigadores del Brigham realizaron pruebas inmunológicas y virológicas, descubriendo que iniciar el TAR inmediatamente, en lugar de esperar unas pocas semanas, proporcionaba beneficios medibles para los bebés nacidos con VIH.

   "Nuestro estudio sugiere que las estrategias para evaluar y tratar a los bebés inmediatamente después del nacimiento pueden mejorar los resultados. Encontramos que la iniciación del tratamiento antirretroviral dentro de las horas posteriores al nacimiento es factible y se traduce en múltiples beneficios para los bebés: frecuencias más bajas de células reservorias y respuestas inmunes mejoradas", señala Lichterfeld, el autor correspondiente y un médico asociado en la División de Enfermedades Infecciosas en el Brigham.

   "Lo que más me emociona de este trabajo es que hacer un cambio comparativamente pequeño en el momento del tratamiento puede tener un gran impacto en los resultados del tratamiento a largo plazo", reconoce Lichterfeldl que también es miembro asociado del Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard, y miembro asociado del Broad Institute of MIT y Harvard.

   El estudio EIT es un ensayo clínico prospectivo que inscribió bebés de dos hospitales de maternidad importantes en las regiones de Francistown y Gaborone de Botswana, un país con la tercera prevalencia más alta de VIH-1 en el mundo.

   Los recién nacidos inscritos en el estudio comenzaron el TAR en los primeros días (con frecuencia, en cuestión de horas) inmediatamente después de su nacimiento. El equipo comparó sus resultados con los de los bebés que no participaron en el estudio y que recibieron TAR más tarde (dentro de una mediana de cuatro meses después del nacimiento). Los bebés fueron seguidos durante dos años con muestras de sangre a intervalos regulares.

   Los investigadores se centraron en 10 bebés inscritos en el estudio EIT que eran VIH positivos al nacer. Midieron la cantidad de células infectadas por virus (típicamente llamadas células de reserva viral) y muchos tipos diferentes de respuestas inmunes innatas y adaptativas.

   El equipo observó que el número de células reservorias era extremadamente pequeño (significativamente menor que en los adultos que estaban en tratamiento antirretroviral durante una mediana de 16 años).

   El número de células de depósito también fue significativamente menor que en los lactantes infectados que comenzaron el tratamiento más tarde. El equipo también identificó tipos específicos de células inmunes innatas (células NK y monocitos) que aumentaron mientras se reducía el tamaño del reservorio viral, lo que sugiere que estas células pueden influir o modular las células del reservorio viral.

Contador

Para leer más