Publicado 18/05/2020 7:43:34 +02:00CET

Un tratamiento da esperanza a pacientes con lesiones cerebrales y medulares

Silla de ruedas
Silla de ruedas - PIXABAY/LONELYTAWS - Archivo

   MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo internacional de científicos de cinco países han descubierto un nuevo tratamiento para reducir drásticamente la inflamación después de las lesiones cerebrales y de la médula espinal, que ofrece esperanza a 75 millones de víctimas en todo el mundo cada año.

   Se cree que el avance en el tratamiento de tales lesiones, denominado edema del sistema nervioso central (SNC), es muy significativo porque las opciones actuales se limitan a poner a los pacientes en coma inducido o realizar una cirugía riesgosa.

   Las lesiones del cerebro y la médula espinal afectan a todos los grupos de edad. Las personas mayores tienen más riesgo de sufrir golpes o caídas, mientras que para los grupos de edad más jóvenes, las causas principales incluyen accidentes de tránsito y lesiones por deportes como el rugby, el fútbol americano y otros juegos de contacto.

   El ejemplo de alto perfil del piloto de carreras de Fórmula 1 Michael Schumacher demuestra las dificultades que los médicos enfrentan actualmente para tratar tales lesiones. Después de caerse y golpearse la cabeza contra una roca mientras esquiaba en Suiza en 2013, Schumacher desarrolló una hinchazón en el cerebro y pasó seis meses en coma inducido médicamente y se sometió a una cirugía compleja, pero su rehabilitación continúa hasta el día de hoy.

   El nuevo tratamiento, publicado en la revista científica 'Cell', ha sido desarrollado por un equipo internacional de científicos que trabajan en la Universidad de Aston (Reino Unido), la Escuela de Medicina de Harvard (EE. UU.), La Universidad de Birmingham (Reino Unido), la Universidad de Calgary (Canadá), la Universidad de Lund (Suecia), la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y la Universidad de Wolverhampton (Reino Unido).

   Los investigadores utilizaron un medicamento antipsicótico ya autorizado, la trifluoperazina (TFP), para alterar el comportamiento de los pequeños poros de los canales de agua en las células conocidas como aquaporinas.

   Al probar el tratamiento en ratas lesionadas, descubrieron que los animales que recibieron una dosis única del medicamento en el sitio del trauma recuperaron el movimiento y la sensibilidad en tan solo dos semanas, en comparación con un grupo no tratado que continuó mostrando discapacidad motora y sensorial más de seis semanas después de la lesión.

El tratamiento funciona contrarrestando la reacción normal de las células a una pérdida de oxígeno en el SNC, el cerebro y la médula espinal, causada por un trauma. En tales condiciones, las células se vuelven rápidamente "más saladas" debido a la acumulación de iones, lo que provoca una corriente de agua a través de las aquaporinas que hace que las células se hinchen y ejerzan presión sobre el cráneo y la columna vertebral. Esta acumulación de presión daña los tejidos frágiles del cerebro y la médula espinal, interrumpiendo el flujo de señales eléctricas del cerebro al cuerpo y viceversa.

   Pero los científicos descubrieron que la TFP puede evitar que esto suceda. Centrando sus esfuerzos en importantes células del cerebro y la médula espinal en forma de estrella llamadas astrocitos, descubrieron que la TFP evita que una proteína llamada calmodulina se una a las aquaporinas. Normalmente, este efecto vinculante envía las acuaporinas disparando a la superficie de la célula, dejando entrar más agua. Al detener esta acción, se reduce la permeabilidad de las células.

   Tradicionalmente, la TFP se ha utilizado para tratar pacientes con esquizofrenia y otras afecciones de salud mental. Su uso a largo plazo está asociado con efectos secundarios adversos, pero los investigadores dijeron que sus experimentos sugirieron que una sola dosis podría tener un impacto significativo a largo plazo para los pacientes con edema del SNC.

   Dado que la Administración Federal de Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y el Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención del Reino Unido (NICE) ya tienen licencia para usar TFP en humanos, podría implementarse rápidamente como un tratamiento para las lesiones cerebrales. Pero los investigadores enfatizan que un trabajo adicional les permitiría desarrollar medicamentos nuevos, incluso mejores, en función de su comprensión de las propiedades de la TFP.

   Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año alrededor de 60 millones de personas sufren una lesión traumática del cerebro o la médula espinal y otros 15 millones sufren un derrame cerebral. Estas lesiones pueden ser fatales o provocar discapacidad a largo plazo, trastornos psiquiátricos, abuso de sustancias o autolesiones.

   La profesora Roslyn Bill del Grupo de Investigación de Biociencias de la Universidad de Aston destaca que "este descubrimiento, basado en una nueva comprensión de cómo funcionan nuestras células a nivel molecular, da esperanza a las víctimas de lesiones y a sus médicos. Al usar un medicamento que ya tiene licencia para uso humano, hemos demostrado cómo es posible detener la hinchazón y la presión acumulación en el SNC que es responsable de daños a largo plazo", añade.

   A su juicio, "si bien la investigación adicional nos ayudará a refinar nuestra comprensión, lo emocionante es que los médicos pronto podrían tener una forma efectiva y no invasiva de ayudar a los pacientes con lesiones cerebrales y de la médula espinal a su disposición".

   Por su parte, el doctor Zubair Ahmed, del Instituto de Inflamación y Envejecimiento de la Universidad de Birmingham, destaca que se trata de "un avance significativo de las terapias actuales, que solo tratan los síntomas de las lesiones cerebrales y espinales, pero no hacen nada para prevenir los déficits neurológicos que generalmente ocurren como resultado de la hinchazón. El medicamento reutilizado ofrece una solución real para estos pacientes y puede ser acelerado a la clínica".

   Finalmente, el doctor Mootaz Salman, investigador en Biología Celular de la Facultad de Medicina de Harvard, asegura que "este novedoso tratamiento ofrece una nueva esperanza para los pacientes con lesiones del SNC y tiene un enorme potencial terapéutico. Nuestros hallazgos sugieren que podría estar listo para la aplicación clínica a bajo costo en un futuro muy cercano", vaticina.