Un trabajo mentalmente agotador aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 en las mujeres

Publicado 15/03/2019 11:59:49CET
Cansancio, un síntoma de embarazo
ISTOCK - Archivo

   MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las mujeres que están mentalmente muy cansadas por su trabajo tienen más riesgo de padecer diabetes tipo 2, según ha evidenciado un estudio llevado a cabo por investigadores Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia y que ha sido publicado en el 'European Journal of Endocrinology'.

   La diabetes tipo 2 es una enfermedad cada vez más frecuente que representa una gran carga para los pacientes y la sociedad, y puede provocar problemas de salud importantes, como ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares, ceguera e insuficiencia renal.

   Numerosos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, incluyendo obesidad, dieta, ejercicio, fumar o antecedentes familiares de la enfermedad. De hecho, un estudio reciente ya sugirió que el estrés relacionado con el trabajo podría estar asociado a un mayor riesgo de diabetes tipo 2 en las mujeres.

   Ante este escenario, los científicos franceses examinaron, durante un período de 22 años, el efecto que tiene un trabajo mentalmente agotador sobre la incidencia de diabetes en más de 70.000 mujeres. Aproximadamente el 75 por ciento de las mujeres eran profesoras y el 24 por ciento informó que su trabajo era muy agotador mentalmente al comienzo del estudio.

   De esta forma, los expertos comprobaron que las mujeres tenían un 21 por ciento más de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 si sentían que sus trabajos eran mentalmente agotadores al inicio del estudio. Esto fue independiente de los factores de riesgo típicos, como la edad, el nivel de actividad física, los hábitos alimentarios, el estado de fumador, la presión arterial, los antecedentes familiares de diabetes o el índice de masa corporal (IMC).

   El equipo ahora planea estudiar cómo el trabajo mentalmente agotador afecta a los pacientes con diabetes, incluida la forma en que administran su tratamiento, su calidad de vida y los riesgos de complicaciones relacionadas con la diabetes. Esta investigación puede ayudar a identificar nuevos enfoques que podrían ayudar a mejorar las vidas de los pacientes que viven con diabetes.