Un total de 60 jóvenes con enfermedad renal crónica participarán en un encuentro para mejorar su calidad de vida

Actualizado 24/07/2012 16:21:28 CET

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de 60 jóvenes con enfermedad renal crónica procedentes de toda España van a participar en un encuentro de convivencia y formación, organizado por la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER), del 27 al 29 de julio en la localidad de Bergondo (A Coruña), en el que aprenderán habilidades con las que mejorar su calidad de vida.

Así, durante esos días, los monitores utilizarán el 'empowerment', metodología que permite aumentar la fortaleza personal y/o psicológica para impulsar cambios positivos en las situaciones que viven como consecuencia de su enfermedad crónica. De esta manera, experimentarán mayor confianza en sus propias capacidades y aprenderán a participar activamente en la toma de decisiones sobre su salud, siempre bajo el asesoramiento de los profesionales sanitarios.

Desde ALCER señalan que, cuando un joven conoce la noticia de su enfermedad, ve disminuida su autosuficiencia y pasa a depender de otros. Con ello, merma también su autoconfianza, al no verse capaces de autocuidarse. Por ello, el 'empowerment' está destinado a fomentar y desarrollar diferentes habilidades para aumentar la autosuficiencia, con especial énfasis en la eliminación de la necesidad de la dependencia.

La diálisis peritoneal ejemplifica muy bien el 'empowerment' aplicado a los jóvenes con enfermedad renal crónica. Hasta la llegada del trasplante tienen dos formas de tratamiento para eliminar las sustancias tóxicas de su sangre. El más tradicional es la hemodiálisis que obliga a acudir a un hospital tres días por semana cuatro horas cada día, limitando enormemente la vida laboral y social del joven.

La falta de confianza en sí mismo le puede hacer conformarse con este estilo de vida pero, si el joven descubre mediante el 'empowerment' que puede desarrollar ciertas habilidades, puede recurrir a la diálisis peritoneal que se la realiza él mismo en su casa y le permite llevar una vida laboral prácticamente normal.

Por tanto, los objetivos de este encuentro pasan por enseñar a los menores a tener poder de decisión propio, algo que luego podrán aplicar a decisiones claves en su vida como permitir o no que un familiar les done un órgano en vida; tener hijos sabiendo los riesgos que conlleva o decidir si quieren o no volver a ser trasplantadas.

También, poder acceder a información y así disponer de los recursos necesarios para tomar una decisión apropiada. En concreto, medicamentos de marca y genéricos para poder hablar con su médico sobre todas la dudas que pudieran tener respecto a posibles cambios en su medicación.