Actualizado 04/04/2020 7:14:01 +00:00 CET

¿Tienen españoles e italianos una predisposición genética a sufrir el coronavirus?

Mascarilla. Coronavirus.
Mascarilla. Coronavirus. - D-KEINE

El coronavirus en España y en el mundo, en directo

   MADRID, 4 Abr. (EDIZIONES) -

   Estos días algunas voces han sugerido la posibilidad de que los genes de los españoles e italianos nos predispongan a contraer la enfermedad Covid-19 con una mayor gravedad. Veamos qué hay de cierto en esto.

    Se sabe que hay razas o incluso países con mayor predisposición genética a padecer ciertas enfermedades. Por ejemplo, se conoce que los países más afectados por la esclerosis múltiple son los escandinavos, los países de origen de los vikingos, y en las nuevas colonias posteriores anglosajonas (Islandia, Reino Unido, y por otro lado, Estados Unidos, Australia, Canadá y Nueva Zelanda).

   Asimismo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades norteamericanos (CDC por sus siglas en inglés) recuerdan, por ejemplo, que las mujeres de raza negra tienen más probabilidad que las de raza blanca de presentar cáncer de mama triple negativo, una neoplasia con frecuencia agresiva.

   En esta mismalínea, en una entrevista con Infosalus, el director científico de Cambridge Precision Medicine, y experto en Bioinformática y Genética, Manuel Corpas señala, por ejemplo, el caso de los asiáticos y su escasa capacidad para metabolizar el alcohol.

   "Al ingerir alcohol, el hígado lo metaboliza para poder digerirlo. Se sabe que el compuesto del hígado que lo digiere es menos activo en las poblaciones asiáticas, por eso estos grupos poblacionales con poca exposición al alcohol tienen una alta propensión a emborracharse", explica el experto.

   A su vez, señala también que las poblaciones indígenas de Estados Unidos, es decir las personas indias que vivían en las reservas, cuando ahora han estado expuestas a la dieta americana han presentado una gran susceptibilidad de padecer diabetes tipo 2, porque su dieta se basaba en cazar, o en hierbas.

   Mientras que en las tribus de África, acostumbradas a una alimentación basada en la caza, presentan más dificultades a la hora de ingerir el almidón, presente por ejemplo en alimentos como la patata.

NO HAY EVIDENCIA CIENTÍFICA

   En el caso del nuevo coronavirus Sars-Cov-2, y la enfermedad infecciosa que genera, el Covid-19, Corpas asegura que "no hay evidencia científica" que indique que la genética de los españoles y de los italianos nos predispongan a contraer la infección con una mayor gravedad, pese a la información que corre por Internet.

   Eso sí, el también profesor universitario de la UNIR menciona que sí se conoce que hay varios factores que pueden tener una influencia importante en la capacidad del virus para generar la infección.

   En primer lugar, a la hora de infectar a las células, de entrar en ellas, los virus han desarrollado una serie de mecanismos para introducir su propio material genético en lo que son las células huésped. Para ello, según explica Corpas, el virus cuando invade a la célula se une a un receptor o proteína para infectarla.

    "Sin ese receptor, el virus no se puede meter en la célula e infectarlo. Las variaciones genéticas que ocurren de forma natural para ese receptor de la célula huésped pueden variar en términos de la afinidad dependiendo de la genética del paciente. Es decir, el virus tendrá una mayor o menos afinidad para unirse a la célula huésped", explica el experto.

   A su vez, el profesor de la UNIR indica que hay conocimiento también de que la variación en otra proteína de las células, la proteasa, el cómo ésta se manifieste en ese gen también influye en la capacidad del virus de infectar con una mayor o menor afinidad a sus células huésped. "Es decir, son dos tipos de variaciones genéticas que influyen en la capacidad del virus de infectar a las células huéspedes", agrega.

   Muchas de las células huésped por las que siente predilección este nuevo coronavirus se llaman 'neumocitos' y se encuentran en los alveolos pulmonares. "Son un tipo especifico de células que tienen una susceptibilidad al virus porque son las que precisamente expresan dichos receptores antes comentados, y por los que el virus es capaz de unirse a la célula huésped. Eso sí, no todas las células del cuerpo humano expresan dicho receptor", mantiene el director científico de Cambridge Precision Medicine.

   Corpas añade además que cuando las células son infectadas, el virus consigue producir la inflamación y ésta se extiende a los diferentes tejidos, dando lugar a las neumonías, un síntoma grave del Covid-19.

EL PAPEL DE LA INMUNIDAD

   Otro factor genético que podría tener una influencia importante en la capacidad del virus a la hora de infectar a los humanos es la inmunidad. El profesor Manuel Corpas apunta que la capacidad de producir anticuerpos específicos contra este nuevo virus puede variar según la persona, y hay veces que algunas no tienen la capacidad de crear anticuerpos lo suficientemente específicos como para combatirlo, o bien que sean eficaces contra el virus; momento en el que nuestra inmunidad estaría comprometida.

   Hay otro tercer factor importante relacionado con la variabilidad genética o la susceptibilidad genética a la hora de ser infectado con el virus, y está relacionado con las enfermedades raras. "Hay muchas enfermedades raras o genéticas, que conllevan dificultades a la hora de respirar o de deglutir, o bien el propio asma, que tienen un componente genético importante. El hecho de padecerlas tendrá una influencia en el desarrollo de la enfermedad, y por tanto son personas en un mayor riesgo de padecer síntomas severos", mantiene el experto en Bioinformática y Genética.

   Finalmente, apunta a la genética misma del propio virus, que tiene su propio material genético, y que en este caso es bastante grande, con unos 30.000 pares de bases de ARN. "Es un virus relativamente grande, por lo que las variaciones dentro del mismo también van a afectar, y a su vez estas variaciones también influirán en la infectividad del virus con respecto a las células huésped", recalca.

   Por ejemplo, se sabe que la similitud genética del genoma del coronavirus que se ha analizado en humanos es un 87% idéntica a los coronavirus Sars-Cov-2 que se han visto en los pangolines. "Por tanto, la variabilidad genética del propio virus también tiene influencia con la afinidad con la que el virus se une a las células huésped", agrega Corpas.

   Finalmente, el profesor de la UNIR destaca que lo realmente importante de este virus es que la investigación está en fases preliminares, aunque hay una explosión de material a nivel científico. "Para poder tener información conclusiva se necesita que haya una validación de los distintos estudios ahora en curso, y no ha habido tiempo suficiente para ello dentro de lo que sería una verificación mínimamente aceptable", sentencia.