Publicado 11/04/2022 19:07

La tercera dosis de la vacuna COVID-19 aumenta la respuesta inmunitaria en pacientes con mieloma múltiple

Archivo - Mieloma múltiple.
Archivo - Mieloma múltiple. - MD ANDERSON CANCER CENTER MADRID - Archivo

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de la Escuela Icahn de Medicina de Monte Sinaí (Nueva York) ha revelado que la tercera dosis de la vacuna COVID-19 aumenta significativamente las respuestas inmunitarias en la mayoría de los pacientes con mieloma múltiple, sin embargo, sugiere que algunos pacientes seguirán siendo vulnerables tras la tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19, por lo que necesitarán una cuarta inoculación.

Los hallazgos se han publicado en la revista 'Cancer Cell' y han continuado la investigación anterior que había demostrado que se produjeron infecciones importantes en pacientes con mieloma múltiple debido a una respuesta deficiente o nula al régimen normal de vacunas contra el COVID-19, la mayoría de las cuales eran vacunas de ARNm de dos dosis.

"Este estudio es el primero en capturar de manera integral el efecto inmunológico de la tercera dosis de la vacuna COVID-19 en pacientes con trastornos de células plasmáticas y cánceres de la sangre como el mieloma múltiple. Proporciona orientación a los pacientes con mieloma, que corren el riesgo de sufrir una infección grave porque pueden estar inmunocomprometidos debido a la enfermedad en sí y al tratamiento del cáncer", ha comentado uno de los autores principales del estudio, Samir Parekh.

La falta de protección completa de estos pacientes vulnerables condujo a pruebas de anticuerpos y una tercera vacuna con la esperanza de que esto aumentara la respuesta inmune. Este estudio fue importante para comprender si los pacientes vulnerables estaban adecuadamente protegidos por la tercera dosis o si necesitaban seguir un estricto distanciamiento social y enmascaramiento o buscar vacunas o tratamientos adicionales cuando estuvieran disponibles.

En este último estudio, se han recolectado muestras de sangre de 476 pacientes con trastornos de células plasmáticas durante un período de 15 meses y se compararon con muestras recolectadas de trabajadores de la salud sanos y vacunados. Los hallazgos mostraron que la tercera dosis aumentó significativamente el nivel de anticuerpos en pacientes con y sin infección previa por COVID-19, pero los niveles de anticuerpos que combaten el COVID-19 en pacientes con mieloma múltiple se mantuvieron por debajo de los observados en personas sanas.

El 88 por ciento de estos pacientes ha desarrollado anticuerpos después de una tercera dosis. La tercera dosis también resultó en un aumento significativo de otras células inmunitarias, como las células T y las células B, que también ayudan a neutralizar el COVID-19.

"Nuestros hallazgos subrayan la necesidad de un monitoreo continuo de las respuestas inmunitarias y más investigación sobre medidas como dosis adicionales de vacunas o inmunización pasiva para pacientes individuales con mieloma múltiple que pueden seguir siendo vulnerables después de la tercera dosis de vacunación, especialmente ahora que las restricciones de COVID-19 se están levantando en todo el mundo y están surgiendo nuevas oleadas de variantes virales", ha comentado la autora Viviana Simon.