Las terapias antiangiogénicas permiten el uso de cirugía en pacientes con cáncer colorrectal no operables

Actualizado 26/05/2011 13:40:28 CET
- ROCHE

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

Los nuevos tratamientos contra el cáncer que actúan sobre la angiogénesis de los tumores, proceso a través del cual un tumor cubre sus necesidades de oxígeno y nutrientes para continuar creciendo, están permitiendo a determinados pacientes con cáncer colorrectal ser operados pese a presentar metástasis hepáticas, lo que en principio les impediría ser candidatos a cirugía.

Así lo han asegurado diversos expertos participantes en la reunión monográfica 'Angioforum 2011', organizada en Madrid por Roche con el auspicio de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Y es que aunque los beneficios de actuar sobre la angiogénesis se han probado con éxito en unos tumores y se investigan actualmente en otros, el cáncer colorrectal avanzado ha sido el primero donde se ha observado una mejora en la supervivencia global y, por ello, es el que cuenta con más experiencia clínica en cuanto a su uso.

Según ha explicado el doctor Eduardo Díaz-Rubio, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, la combinación de la quimioterapia con el antiangiogénico bevacizumab, comercializado por Roche como 'Avastin', en pacientes con metástasis localizadas exclusivamente en el hígado permite reducirlas permitiendo así que el paciente pueda entrar en quirófano para que se le extirpen las metástasis hepáticas, algo impensable hasta la incorporación de estas nuevas terapias.

"Sabemos desde hace años que algunos pacientes no eran candidatos a beneficiarse de la cirugía por la afectación del hígado", reconoce este experto, destacando el "gran cambio" que ha supuesto comprobar que con esta terapia "se puede intentar que esos pacientes, considerados en principio inoperables, puedan ser intervenidos si se logra reducir la enfermedad metastásica hasta hacerlos resecables".

Esta oportunidad afecta a sus posibilidades "incluso de curación" si antes se ha podido acometer una cirugía de la metástasis, explica el doctor Díaz-Rubio.

Asimismo, un estudio realizado por el MD Anderson de Houston, Estados Unidos, ha mostrado que el uso de la terapia antiangiogénica puede tener un efecto protector sobre la toxicidad que induce el oxaliplatino, una quimioterapia habitualmente utilizada en estos tumores.

Para el doctor Díaz-Rubio, "es un hallazgo de enorme interés dado que la toxicidad hepática puede generar complicaciones durante y después de la cirugía".

"Además de ser eficaz en el control de la enfermedad, puede proteger de los efectos secundarios del oxaliplatino", asegura este experto, quien no obstante invita a esperar a estudios más amplios que demuestren este beneficio.