Publicado 05/06/2020 07:44CET

La terapia de reemplazo de nicotina pueden no ser adecuada para dejar de fumar en pacientes de cáncer de pulmón

Dejar de fumar. Antitabaco. Abandonar el tabaco
Dejar de fumar. Antitabaco. Abandonar el tabaco - BERBES - Archivo

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Escuela de Medicina de Wake Forest, en Estados Unidos, han descubierto que la nicotina promueve la propagación de las células de cáncer de pulmón al cerebro, donde pueden formar tumores metastásicos mortales.

El estudio, que se publica en el 'Journal of Experimental Medicine' (JEM), sugiere por tanto que las terapias de reemplazo de nicotina pueden no ser estrategias adecuadas para los pacientes con cáncer de pulmón que intentan dejar de fumar.

Además, los investigadores muestran que el fármaco natural partenolida bloquea la metástasis cerebral inducida por nicotina en ratones, lo que sugiere una posible opción terapéutica en humanos.

Hasta el 40% de los pacientes con cáncer de pulmón desarrollan metástasis cerebrales, y el tiempo de supervivencia promedio para estos pacientes es inferior a seis meses.

"Hay una necesidad urgente de comprender los mecanismos que impulsan la metástasis cerebral para que se puedan desarrollar terapias más efectivas", explica el doctor Kounosuke Watabe, profesor de Biología del Cáncer en la Escuela de Medicina de Wake Forest en Winston-Salem.

Fumar cigarrillos es un factor de riesgo importante para el cáncer de pulmón, pero no está claro cómo afecta el desarrollo de metástasis cerebrales. Watabe y sus colegas estudiaron a 281 pacientes con cáncer de pulmón avanzado y descubrieron que la metástasis cerebral era mucho más común en pacientes que continuaban fumando en comparación con los pacientes que nunca habían fumado o habían dejado de fumar con éxito.

Watabe y sus colegas encontraron que, en ratones, la propagación de las células de cáncer de pulmón al cerebro es impulsada por la nicotina, un componente principal del humo de tabaco que no es, en sí mismo, cancerígeno.

"Muchos pacientes con cáncer tienen dificultades para dejar de fumar incluso después de su diagnóstico debido a la adicción a la nicotina", dice Watabe.

"El cigarrillo electrónico, el parche de nicotina y el chicle de nicotina se usan comúnmente como terapias de reemplazo de nicotina para ayudar a estos pacientes a dejar de fumar --añade--. Sin embargo, nuestros resultados muestran claramente que la nicotina tiene efectos profundos y a largo plazo en la progresión de la metástasis cerebral, lo que sugiere que los pacientes con cáncer deberían tenga cuidado en el uso de nicotina para dejar de fumar".

Los tumores en el cerebro de los pacientes contenían grandes cantidades de microglia M2, un tipo de célula inmune que secreta varias moléculas capaces de mejorar el crecimiento del tumor. Los investigadores encontraron que la nicotina estimula la formación de microglia M2 en ratones.

La eliminación de la microglia del cerebro de los ratones evitó que la nicotina indujera metástasis cerebrales y mejoró la supervivencia de los ratones con cáncer de pulmón.

Watabe y sus colegas buscaron medicamentos que pudieran revertir los efectos de la nicotina e identificaron la partenolida, un compuesto presente en altos niveles en la hierba medicinal 'Tanacetum parthenium', que se ha utilizado durante siglos para tratar dolores de cabeza e inflamación.

El tratamiento de ratones con partenolida evita que la nicotina estimule la formación de microglia M2 e inhibe la propagación de las células de cáncer de pulmón al cerebro, lo que mejora la supervivencia de los animales.

"Por lo tanto, creemos que la partenolida podría ser útil para la prevención y el tratamiento de la metástasis cerebral, particularmente para pacientes con antecedentes de tabaquismo pasados y actuales", señala Watabe.

Para leer más