Actualizado 02/11/2020 12:38 CET

La temperatura corporal media normal en adultos sanos ha bajado en los últimos 20 años. ¿Cuál es ahora?

Temperatura, termómetro, cama, hospital
Temperatura, termómetro, cama, hospital - JCOMP / FREEPIK - Archivo

MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

En los casi dos siglos transcurridos desde que el médico alemán Carl Wunderlich estableció 37 Cº como la temperatura corporal normal estándar, tanto los padres como los médicos la han utilizado como la medida por la cual la fiebre, y con frecuencia la gravedad de la enfermedad, ha sido juzgada. Sin embargo, una nueva investigación de muestra que, en los últimos años, la temperatura corporal normal media en la población ha variado y ahora es más bajas en adultos sanos.

Un estudio de 2017 entre 35.000 adultos en el Reino Unido encontró que la temperatura corporal promedio era más baja 36,6 Cº y un estudio de 2019 mostró que la temperatura corporal normal en los estadounidenses (de todos modos en Palo Alto, California) es de aproximadamente 36,3 Cº.

Un equipo multinacional de médicos, antropólogos e investigadores locales dirigido por Michael Gurven, profesor de antropología de la UC Santa Bárbara y presidente de la Unidad de Ciencias Antropológicas Integrativas del campus, y Thomas Kraft, investigador postdoctoral en el mismo departamento, encontraron una disminución similar entre los Tsimane, una población indígena de horticultores-recolectores en la Amazonía boliviana.

En los 16 años transcurridos desde que Gurven, codirector del Proyecto de Historia de Vida y Salud de Tsimane, y sus colegas investigadores han estado estudiando la población, han observado una rápida disminución en la temperatura por año, de modo que a día de hoy la temperatura corporal sería de aproximadamente 36,5 ºC.

"En menos de dos décadas, estamos viendo aproximadamente el mismo nivel de declive que el observado en Estados Unidos durante aproximadamente dos siglos", ha señalado el investigador. Su análisis se basa en una gran muestra de 18.000 observaciones de casi 5.500 adultos y se ajusta a otros múltiples factores que podrían afectar la temperatura corporal, como la temperatura ambiente y la masa corporal.

La investigación, que aparece en la revista 'Sciences Advances', muestra descensos en la temperatura corporal normal en Estados Unidos desde la época de la Guerra Civil. Esta medición se llevó a cabo en una sola población y entonces no se pudo explicar por qué ocurrió el descenso. "Pero estaba claro que algo acerca de la fisiología humana podría haber cambiado", señalan.

Una de las principales hipótesis es que hemos experimentado menos infecciones a lo largo del tiempo debido a la mejora de la higiene, el agua limpia, las vacunas y el tratamiento médico. "En nuestro estudio, pudimos probar que idea directamente Contamos con información sobre diagnósticos clínicos y biomarcadores de infección e inflamación en el momento de la consulta de cada paciente", afirma el investigador principal.

Si bien algunas infecciones se asociaron con una temperatura corporal más alta, el ajuste de estas no tuvo en cuenta la fuerte disminución de la temperatura corporal a lo largo del tiempo, señala Gurven. "Y usamos el mismo tipo de termómetro durante la mayor parte del estudio, por lo que no se debe a cambios en la instrumentación", advierte.

"No importa cómo hicimos el análisis, la disminución seguía ahí. Incluso cuando restringimos el análisis al <10% de los adultos que fueron diagnosticados por los médicos como completamente sanos, seguimos observando la misma disminución en la temperatura corporal con el tiempo", añade

POR QUÉ LA TEMPERATURA CORPORAL HA DISMINUIDO

Una pregunta clave, entonces, es por qué la temperatura corporal ha disminuido con el tiempo tanto para los estadounidenses como para Tsimane. La extensa información disponible de la investigación a largo plazo del equipo en Bolivia aborda algunas posibilidades. "La disminución podría deberse al aumento de la atención médica moderna y las tasas más bajas de infecciones leves persistentes ahora en comparación con el pasado", ha explicado Gurven.

"Pero aunque la salud ha mejorado en general en las últimas dos décadas, las infecciones todavía están muy extendidas en las zonas rurales de Bolivia. Nuestros resultados sugieren que la reducción de la infección por sí sola no puede explicar las disminuciones observadas de la temperatura corporal", señala.

Podría ser que las personas estén en mejores condiciones, por lo que sus cuerpos podrían estar trabajando menos para combatir infecciones. O un mayor acceso a antibióticos y otros tratamientos significa que la duración de la infección es más corta ahora que en el pasado. De acuerdo con ese argumento, señala Gurven, "descubrimos que tener una infección respiratoria en el período inicial del estudio llevó a tener una temperatura corporal más alta que tener la misma infección respiratoria más recientemente".

También es posible que un mayor uso de medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno pueda reducir la inflamación, aunque los investigadores encontraron que la disminución temporal de la temperatura corporal se mantuvo incluso después de que sus análisis contabilizaron los biomarcadores de inflamación.

"Otra posibilidad es que nuestros cuerpos no tengan que trabajar tanto para regular la temperatura interna debido al aire acondicionado en el verano y la calefacción en el invierno. Si bien las temperaturas corporales de Tsimane cambian con la época del año y los patrones climáticos, los Tsimane todavía no utilizan ninguna tecnología avanzada para ayudar a regular su temperatura corporal. Sin embargo, tienen más acceso a ropa y mantas", añade Kraft.

Inicialmente, los investigadores se sorprendieron al no encontrar una única "fórmula mágica" que pudiera explicar la disminución de la temperatura corporal. Y opinan que puede deberse a una combinación de factores.

Según Gurven, el hallazgo de temperaturas corporales más bajas de lo esperado en los EEUU y la disminución con el tiempo hizo que mucha gente se rascara la cabeza. ¿Fue una casualidad? En este estudio, Gurven y su equipo confirman que las temperaturas corporales por debajo de 37ºC se encuentran en lugares fuera de Estados Unidos y el Reino Unido.

"El área de Bolivia donde viven los Tsimane es rural y tropical con una mínima infraestructura de salud pública. Nuestro estudio también da la primera indicación de que la temperatura corporal ha disminuido incluso en este ambiente tropical, donde las infecciones aún representan mucha morbilidad y mortalidad", explica.

Como signo vital, la temperatura es un indicador de lo que ocurre fisiológicamente en el cuerpo, al igual que un termostato metabólico. "Una cosa que sabemos desde hace un tiempo es que no existe una temperatura corporal 'normal' universal para todos en todo momento, por lo que dudo que nuestros hallazgos afecten la forma en que los médicos utilizan las lecturas de temperatura corporal en la práctica", señala Gurven.

A pesar de la fijación en 37ºC la mayoría de los médicos reconocen que las temperaturas "normales" tienen un rango. A lo largo del día, la temperatura corporal puede variar desde su nivel más bajo a primera hora de la mañana hasta el más alto al final de la tarde. También varía a lo largo del ciclo menstrual y después de la actividad física y tiende a disminuir a medida que envejecemos.

P ero al vincular las mejoras en el panorama epidemiológico y socioeconómico más amplio con los cambios en la temperatura corporal, el estudio sugiere que la información sobre la temperatura corporal podría proporcionar pistas sobre la salud general de una población, al igual que otros indicadores comunes como la esperanza de vida. "La temperatura corporal es simple de medir y, por lo tanto, podría agregarse fácilmente a las encuestas de rutina a gran escala que monitorean la salud de la población", concluyen.

Contador