Publicado 31/10/2020 07:59CET

Temblor esencial o hereditario: cuando te tiemblan las manos en tu día a día y no es Parkinson

Hombre se sujeta la mano que tiembla mientras sostiene un vaso.
Hombre se sujeta la mano que tiembla mientras sostiene un vaso. - ASTRID860/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 31 Oct. (EDIZIONES) -

   El temblor esencial es uno de los trastornos del movimiento más frecuente. En su forma más típica, el paciente lo refiere al escribir, al sujetar un vaso, o una taza para beber, o al tomar líquidos con una cuchara. Pero no es lo mismo que el Parkinson.

   "El temblor esencial es un trastorno del sistema nervioso (neurológico) que causa movimientos involuntarios y rítmicos. Si bien puede afectar a prácticamente cualquier parte del cuerpo, el temblor se presenta con mayor frecuencia en las manos, especialmente al hacer tareas simples, como beber de un vaso, o al atarse los cordones", explica la Clínica Mayo estadounidense.

   Por lo general, mantiene que el temblor hereditario no es grave, si bien afirma que normalmente empeora con el tiempo y puede ser intenso en algunas personas. "Puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en personas de 40 años o más", incide la institución.

   En este sentido, la doctora Juana Alarcón Alacio, miembro del servicio de Neurología del Hospital San Rafael de Madrid, explica que esta patología, en su forma de presentación más típica, es un temblor que suele afectar a ambos miembros superiores, a veces de forma asimétrica (más a uno que a otro), y que se manifiesta sobre todo con el mantenimiento de la postura y con la acción.

   "Esto le distingue de otros temblores, como el de la Enfermedad de Parkinson, en la cual aparece un temblor fundamentalmente en reposo", aclara la también miembro de la Sociedad Española de Neurología (SEN) en una entrevista con Infosalus.

   Esta especialista reconoce que una de las mayores preocupaciones del paciente que comienza con temblor es saber si tiene una Enfermedad de Parkinson: "El temblor esencial, aunque en algunos casos puede ser intenso y a veces incapacitante, en la mayoría de los casos no lo es. Sin embargo, la Enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que asocia otros síntomas además de temblor (rigidez, lentitud de movimientos, alteración del lenguaje, entre otros), y que conlleva una incapacidad del paciente en el tiempo".

   Es más, resalta que la diferencia fundamental es que el temblor del Parkinson es un temblor de reposo que, generalmente, desaparece con la acción o la postura (a diferencia del temblor esencial), y con frecuencia el inicio es asimétrico (en un solo miembro, generalmente la mano).

CÓMO AFECTA AL DÍA A DÍA EL TEMBLOR ESENCIAL

   Con todo ello, la doctora Alarcón remarca que el temblor esencial, aunque puede ser progresivo y en algunos casos severo e incapacitante, en la mayoría de los casos no lo es y responde a la medicación sin limitar de forma importante la vida del paciente.

   En concreto, señala que el temblor esencial puede afectar también a la cabeza y a la voz e incluso a la barbilla, al tronco y a las piernas. "Está descrito que mejora con el consumo de alcohol, lo cual no constituye en ningún caso un tratamiento, pero sí representa un dato que ayuda al neurólogo en el diagnóstico", añade la especialista.

   Es más, advierte de que el temblor esencial empeora con el nerviosismo, con el estrés, con el café y con otras bebidas estimulantes. También puede hacerlo con algunos fármacos, fundamentalmente con aquellos que actúan como estimulantes del sistema nervioso. "El temblor esencial suele aparecer en la edad adulta tardía pero también puede aparecer en pacientes jóvenes. Lo normal es que empeore con la edad", afirma.

   Sobre su origen, la doctora Alarcón Alacio menciona que se trata de un temblor cuya causa se desconoce (de ahí su nombre de esencial o idiopático), aunque afirma que con frecuencia existen antecedentes familiares, hablándose en ese caso de 'Temblor Esencial Hereditario'.

¿SE PUEDE CONTROLAR?

   En este contexto, la miembro del servicio de Neurología del Hospital San Rafael de Madrid explica que el tratamiento del temblor esencial es fundamentalmente farmacológico, siendo los betabloqueantes (en concreto el Propanolol) y la Primidona los más eficaces. "Se han usado otros fármacos en los pacientes que no responden como benzodiacepimnas, antiepilépticos, neurolépticos etc", reconoce.

   Se ha utilizado también, según añade la neuróloga, la infiltración de toxina Botulínica A en casos seleccionados, en casos severos y en casos resistentes a la medicación, así como la cirugía (Talamotomía) y la Estimulación Cerebral Profunda.

Contador