Publicado 01/09/2021 08:34CET

Qué te debe hacer sospechar de un nódulo tiroideo

Archivo - Tiroides, nódulos
Archivo - Tiroides, nódulos - ALBINA GAVRILOVIC/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 1 Sep. (EDIZIONES) -

   La aparición de nódulos tiroideos, muchas veces detectados como pequeños bultos en el cuello, es bastante frecuente. Hay que estar tranquilo porque en su mayoría son benignos, en cerca del 95%, si bien es fundamental localizarlos a tiempo para poder poner el tratamiento necesario cuanto antes.

   Desde la Asociación Americana del Tiroides (ATA) recuerdan que la tiroides es una glándula con forma de mariposa, que suele ubicarse en la parte delantera del cuello. Sus funciones, según describe, son formar las hormonas tiroideas, volcarlas al torrente sanguíneo y entregarlas a todos los tejidos del cuerpo. “Éstas ayudan al cuerpo a utilizar energía, mantener la temperatura corporal y a que el cerebro, el corazón, los músculos y otros órganos funcionen normalmente”, detalla.

   Según reconoce, un nódulo tiroideo es cualquier crecimiento anormal de las células tiroideas que forman un tumor dentro de la tiroides. “Aunque la gran mayoría de los nódulos tiroideos son benignos (no cancerosos), una pequeña proporción de estos nódulos sí contienen cáncer de tiroides. La mayoría de los nódulos de tiroides necesitan algún tipo de evaluación para diagnosticar y tratar el cáncer de tiroides en estadios tempranos”, afirma.

    El doctor Manuel Gargallo es responsable de la Unidad de Nódulo tiroideo del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid y en una entrevista con Infosalus resalta que estos representan un crecimiento de una zona concreta del tiroides, o incluso de varias zonas: “El tiroides está muy superficial, en personas delgadas se puede incluso tocar, y se localiza donde empieza el cuello y se junta con la clavícula, de forma que si se forma ahí un bultito a veces es visible o incluso se puede palpar”.

   Sobre sus síntomas, el doctor subraya que son “muy anodinos” y puede ser desde un abultamiento que alguien se vea en espejo en la citada zona, o bien que se note como pequeño grano delante del cuello. “No hay ningún otro síntoma, no duelen, más que la palpación. Por lo que, muchas veces, ante la ausencia de síntomas, se deben realizar ecografías o pruebas de imagen”, afirma.

   Desde la Asociación Americana del Tiroides remarcan que la mayoría de los nódulos tiroideos no causa ningún síntoma, por lo que comúnmente se descubren durante el examen físico de rutina o en estudios de imágenes como una tomografía o un ultrasonido del cuello, y que se realizan por razones no relacionadas con la tiroides.

   “Ocasionalmente, los pacientes notan los nódulos de tiroides al notar un bulto en el cuello al mirarse en el espejo, acomodarse el cuello de la camisa, o ajustarse un collar. Pruebas de tiroides anormales pueden ocasionalmente ser la causa por la que se descubre un nódulo de tiroides. Los nódulos de tiroides pueden producir cantidades excesivas de hormona tiroidea causando hipertiroidismo”, aprecia la entidad.

SU ORIGEN NO ESTÁ CLARO

   Aquí el especialista de la Fundación Jiménez Díaz remarca que los nódulos tiroideos son bastante frecuentes, siendo además el 95% de ellos absolutamente benignos. Según aclara el experto, pueden surgir a veces en zonas con cierto déficit de yodo en la alimentación, algo que favorece un aumento en el crecimiento de la tiroides, si bien afirma que en la actualidad no hay una razón concreta, ya que pueden aparecen sin conocer la causa.

   “Los nódulos tiroideos es algo muy frecuente que el 50% de la población, como mínimo, los presentará”, subraya el responsable de la Unidad de Nódulo tiroideo del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid, al tiempo que advierte de que por ello tampoco se pueden prevenir porque no sabemos su causa.

   Desde la ATA apuntan en este sentido que a la edad de 60 años casi la mitad de las personas tiene un nódulo de tiroides que puede ser encontrado en el examen físico o por estudios de imágenes.

   Para confirmar el diagnóstico, el doctor Gargallo subraya que debe hacerse una ecografía, una prueba “totalmente inocua, económica y sencilla de realizar en apenas 4-5 minutos”, y por la que se pueden conocer las características del nódulo. “Nos ayudará muchísimo a la hora de establecer una valoración, de tener sospecha, o de saber si es absolutamente benigno”, agrega.

   “Con la ecografía se puede ver perfectamente que son benignos o que no tienen mayor trascendencia clínica, según prosigue el especialista de la Fundación Jiménez Díaz, pero cuando son de cierto tamaño, y existe la sospecha o la dudas se debe realizar la punción aspiración, una técnica donde se introduce una aguja en el nódulo, se hace la aspiración de las células de ese nódulo, y después se analiza.

   “Ofrece un diagnóstico muy acertado de si es benigno o maligno, aunque no es una prueba definitiva. En el caso de que el nódulo sea maligno se debe hacer una biopsia, o cuando hay sospecha de alta malignidad. Exige una intervención quirúrgica, por la que se extrae el nódulo y la tiroides circundante y ahí ya se acaba toda sospecha”, detalla el doctor.

Contador