Publicado 29/09/2020 12:17CET

La tasa media de mortalidad por infarto agudo de miocardio es mucho más alta que la de Covid-19

La Asociación Española de Cirujanos acreditará las Unidades de Trauma y Cirugía de Urgencias
La Asociación Española de Cirujanos acreditará las Unidades de Trauma y Cirugía de Urgencias - ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE CIRUJANOS - Archivo

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La tasa media de mortalidad por infarto agudo de miocardio es mucho más alta que la de Covid-19, según ha asegurado la cardióloga de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario de Ibiza, Lucia Vera, con motivo del Día Mundial del Corazón, celebrado bajo el lema 'Utiliza corazón'.

Una encuesta realizada por la Sociedad Española de Cardiología en la que se compara una semana normal antes de la pandemia con una semana del mes de marzo, evidenció que durante la primera fase del estado de alarma bajó un 40 por ciento la atención de infarto agudo de miocardio como media en España.

Estos datos han sido complementados recientemente con otro estudio en el que han participado 75 hospitales españoles (incluida Policlínica Nuestra Señora del Rosario), y que concluye que la mortalidad hospitalaria por infarto agudo de miocardio se duplicó con respecto a la observada en mismo periodo el año pasado, antes de la pandemia.

La reducción en la atención del infarto agudo se sitúa en esta ocasión en un 28 por ciento, manteniéndose esa "preocupante" tendencia de disminución de pacientes con síntomas compatibles con infarto que no fueron asistidos. "Otro aspecto que se sospechaba es que el retraso desde el inicio de los síntomas al contacto sanitario fue mayor durante la pandemia: 105 minutos versus 71 minutos en 2019", ha dicho Vera.

Sin embargo, apostilla, el tiempo transcurrido desde que se activa la alerta sanitaria hasta la 'reperfusión' (apertura de la coronaria para restablecer el flujo sanguíneo) no se vio incrementado durante la pandemia, lo cual indica una "buena adaptación" de los sistemas de emergencia (061 y centros sanitarios) a la situación de presión asistencial producida en España.

"El infarto agudo no tratado a tiempo es por lo general más grave que un caso habitual de Covid-19. La razón es que la tasa media de mortalidad de un infarto agudo de miocardio es mucho más alta que la de la infección más frecuente por coronavirus", ha argumentado la doctora.

Este descenso en la atención de patologías cardíacas no se debe a que se hayan producido menos infartos, sino al efecto del coronavirus en la sociedad y la logística sanitaria. "Lo más probable es que los pacientes no han llamado para ser atendidos porque predominaba el miedo a contagiarse de COVID-19. Pacientes con síntomas no lo contaban, no seguían los pasos correctos o dejaban que el tiempo pasase y acudían al cardiólogo más tarde", ha explicado la cardióloga.

La especialista es contundente a la hora de alertar sobre las consecuencias de no ser atendido tras un infarto o ser atendido tarde. "La peor consecuencia en una situación de este tipo es la muerte, aunque afortunadamente es poco frecuente. Además una atención tardía puede dejar secuelas importantes como insuficiencia cardiaca o arritmias", ha advertido.

SECUELAS COVID-19: INSUFICIENCIAS CARDÍACAS, ARRITMIAS E INFARTOS

Por otro lado, aunque las secuelas son hasta ahora poco frecuentes, la propia Covid-19 puede afectar al sistema cardiovascular por varias vías: desde daños miocárdicos leves, a arritmias, insuficiencia cardiaca e incluso infartos.

"El sistema cardiovascular y el propio músculo del corazón también se pueden ver afectados por la inflamación generalizada que provoca un virus de este tipo. Además, el virus provoca alteración en la coagulación de la sangre favoreciendo la formación de coágulos o de trombosis pulmonares, pudiendo llegar en casos más graves también a provocar un infarto", ha recalcado Vera.

Otro aspecto es la medicación utilizada para el tratamiento de la Covid-19. En este sentido, ha comentado que los antimaláricos y antivirales tienen cierto efecto tóxico y pueden provocar algún tipo de arritmias. "El paciente está con un cuadro inflamatorio sistémico que, sumado a los fármacos y a la falta de oxígeno, puede favorecer la aparición de arritmias", ha apostillado.

Los consejos de los cardiólogos son los mismos que antes de la pandemia. Todos los síntomas de infarto agudo de miocardio, al igual que los cerebrovasculares o ictus tienen que ser consultados con la misma celeridad que antes: dolor en el pecho opresivo o que se extiende hacia el cuello, y brazo izquierdo; malestar general; náuseas; sudor frío; escalofríos; falta de aire; o palpitaciones.

"Esto es imprescindible para que se active el 'código infarto' (protocolo de atención urgente para esta patología que involucra a servicios de emergencias y hospitales públicos y privados), y avisar al 061 ante la aparición de alguno de los síntomas", ha zanjado la doctora.

Contador

Para leer más