Publicado 01/09/2021 07:32CET

También hay sustancias químicas nocivas en el aire interior, te contamos cuáles

Archivo - Habitación casa.
Archivo - Habitación casa. - STOCKSNAP/PIXABAY - Archivo

   MADRID, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El aire interior de los hogares, escuelas y lugares de trabajo puede estar contaminado con sustancias químicas PFAS nocivas, según un estudio publicado en la revista 'Environmental Science & Technology Letters'.

   Una nueva técnica de medición desarrollada por el equipo de investigación detectó sustancias químicas PFAS en el aire de las aulas de un jardín de infancia, en las oficinas y laboratorios de una universidad y en un hogar, algunos con niveles tan altos como los medidos en una empresa de ropa de exterior y en las tiendas de alfombras que venden productos tratados con PFAS. Los resultados sugieren que el aire interior es una fuente subestimada y potencialmente importante de exposición a los PFAS, sobre todo para los niños.

   "Se sabe que los alimentos y el agua son fuentes importantes de exposición a los PFAS --recuerda Rainer Lohmann, autor principal del estudio y profesor de oceanografía de la Universidad de Rhode Island, en Estados Unidos--. Nuestro estudio muestra que el aire interior, incluido el polvo, es otra fuente de exposición a sustancias químicas potencialmente dañinas persistentes. De hecho, para los niños en hogares o escuelas con alfombras viejas tratadas con PFAS, la inhalación puede ser incluso más importante que el polvo como vía de exposición a PFAS volátiles que eventualmente podrían biotransformarse en PFAS más persistentes y dañinos".

   Los PFAS bien estudiados se han asociado a una amplia gama de daños graves para la salud, desde el cáncer hasta la infertilidad y los problemas del sistema inmunitario. Todos los PFAS son extremadamente persistentes en el medio ambiente o se descomponen en PFAS que tambié resultan extremadamente persistentes.

   Mediante la colocación de muestreadores de láminas de polietileno en los techos, los científicos midieron las sustancias químicas volátiles de los PFAS en el aire de nueve aulas de jardín de infancia enmoquetadas, una casa y el almacén de una tienda de ropa de exterior en California; así como en dos laboratorios, cinco oficinas, un aula, un almacén y un ascensor en la Universidad de Rhode Island y en dos tiendas de alfombras. Se detectaron PFAS en el aire de casi todos los lugares.

   Varias aulas y salas de la universidad tenían concentraciones de PFAS en el aire interior más altas que el almacén de la tienda de ropa de exterior, que estaba lleno de chaquetas y equipos tratados con PFAS. Las concentraciones más altas se encontraron en las dos tiendas de alfombras.

   "Los PFAS se utilizaban antiguamente como repelentes de manchas y agua en la mayoría de las alfombras --según la autora principal del trabajo, Maya Morales-McDevitt--. Afortunadamente, los principales minoristas ahora sólo venden alfombras sin PFAS. Creemos que poco a poco los minoristas más pequeños también lo harán".

   Aunque las familias, las escuelas y los lugares de trabajo pueden reducir los niveles de PFAS en el aire interior sustituyendo las alfombras, todavía hay muchos otros productos que pueden emitir PFAS volátiles en el aire interior, como la ropa, el calzado, los productos de construcción y el mobiliario.

   "Mientras se sigan utilizando en los productos, todos estaremos comiendo, bebiendo y respirando PFAS --advierte Tom Bruton, coautor y científico principal del Green Science Policy Institute--. Tenemos que cerrar el grifo y detener todos los usos innecesarios de PFAS lo antes posible".

Contador