¿Por qué somos como somos? ¿Se hereda el carácter?

¿Por Qué Somos Como Somos? ¿Se Hereda El Carácter?
GETTY IMAGES / RICHVINTAGE
Publicado 09/03/2019 7:59:36CET

MADRID, (EDIZIONES)

   "Somos seres humanos. No soy, somos. Pero cada uno poseemos nuestra singularidad. Por eso, la imaginación y la creatividad de cada persona es como una huella dactilar. Y dado que pensar es siempre un acto individual, enseñemos a pensar por cuenta propia, a razonar, y a desarrollar el pensamiento crítico para comprender que todos estamos de acuerdo en que no siempre estamos de acuerdo".

   Así lo afirma el psicólogo navarro Javier Urra con motivo de la publicación de su último libro 'Quién es quién' (Aguilar), donde resalta que cada persona nace con un temperamento, que no cambia a lo largo de la vida. "La gente no lo dice, pero es verdad. Tú nunca podrás tener los ojos azules porque los tienes marrones. Tampoco podrás medir 1,9 porque mides 1,6 metros. Esto es en lo físico y se entiende muy bien. Pero también hay cosas con las que se nace y se heredan, como es el caso del temperamento", precisa el experto.

   Por otro lado, este experto apunta al 'carácter' de cada persona, diferente del temperamento o de la personalidad. "El carácter es el 'yo' y mis circunstancias. Y éstas sí cambian a lo largo de la vida. Si modificas tus circunstancias en algo modificas también tu carácter. Si cambian nuestras circunstancias, podrá cambiar también nuestro carácter", subraya el experto.

   De hecho, avisa de que una persona tenga un carácter u otro depende de su actitud. "Si tienes una enfermedad, tipo cáncer, que supone una noticia objetivamente muy mala, hay varias opciones: negar el hecho, o aceptarlo. Si lo acepta, lo racional y lógico, le cabe decir, hay que luchar y dar lo mejor de mi, apoyar al ámbito sanitario, aprovechar el tiempo para estar con los míos. Mientras que otra persona puede hundirse y entrar en una depresión. La noticia es la misma. Los hechos físicos son los mismos. Luego está el cómo actúas tú con tu propia emocionalidad", resalta.

   El también académico de número en la Academia de Psicología de España defiende así que lo físico influye en lo psíquico, y por ejemplo, en el caso concreto del dolor, éste puede cambiar el carácter a una persona, sobre todo si ese dolor es crónico y continuado.

   Sobre los caracteres más frecuentes, dice que se puede hablar de personas muy abiertas, o extrovertidas; mientras que otros muy introvertidos, les gusta más escuchar, pasar desapercibido, o no liderar. "Esto no es mejor ni peor, hay personas muy habladoras y otras que no. Hay personas más pesimistas que otras. Es muy importante que haya diversidad en las personas", agrega Urra.

LA PERSONALIDAD

   Por otro lado está la personalidad, que dependerá mucho de la propia persona. "Igual sucede físicamente. Si sales a correr todos los días te encontrarás en buena forma, estarás muy bien. En cambio, si estás todo el día sentado, lo notarás a la larga en tu salud. Igual que en lo físico sucede en la personalidad. Si quieres ser más agradable en tu día a día y lo trabajas, puedes conseguirlo", afirma el también doctor en Psicología clínica.

   En este punto, Urra llama la atención sobre el hecho de que generalmente las personas decimos lo que creemos que da una mejor imagen de nosotros mismos, y muchas veces ocultamos lo que realmente pensamos.

   "Generalmente se miente, la gente dice una cosa y hace otra. Esto es una actitud. Pero muchas veces porque la gente no se conoce, y no sabe muy bien. El que sabe cómo es no sabe cómo expresar sus emociones. Sobre todo esto les sucede a los varones, que les cuesta más expresar sus emociones, el qué sienten", precisa el también profesor en la Universidad Complutense de Madrid.

   Con todo ello, a su juicio es muy importante educar para la salud. "La gente sabe que fumar es malo y puede conllevar cáncer, pero sigue fumando, ¿por qué mantiene una conducta dañina para sí mismo? Por que es un hábito para el ser humano que es difícil de modificar, y además genera una adicción difícil de cambiar también, entre otras cosas porque sabe que va a morir", reseña el psicólogo.

   "Somos psicohistoria. Piensa lo que llevas vivido y tu libertad de elegir hacia el futuro tiene que ver con tu pasado. Por tanto no naces de cero. Por ejemplo en la enfermedad ha habido muchas personas que se han fortalecido en su vocación, o que han forjado su carácter", sentencia.

Contador