Publicado 31/08/2021 13:15CET

El síndrome de taquicardia postural ortostática, común entre los pacientes con Covid persistente

Archivo - Coronavirus, covid, corazón.
Archivo - Coronavirus, covid, corazón. - D-KEINE/ISTOCK - Archivo

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El síndrome de taquicardia postural ortostática, que se caracteriza por un incremento sostenido de la frecuencia cardiaca al realizar un mínimo esfuerzo, es una de las manifestaciones más comunes entre los pacientes con Covid persistente desde el punto de vista específicamente cardiovascular, según ha explicado el vicepresidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el doctor Héctor Bueno, durante el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología.

Tal y como se ha recordado durante el evento, aquellos que han sufrido una enfermedad por Covid-19 más grave y han requerido hospitalización tienen más riesgo de sufrir Covid persistente, aunque también influyen otros factores como la edad, el sexo o aspectos sociodemográficos. El Long COVID incluye más 200 síntomas de curso fluctuante que provocan que un tercio de los pacientes sean incapaces de volver a su puesto de trabajo o retomar una actividad física normal.

Además, durante el encuentro, los expertos han subrayado que uno de los problemas más típicos del Covid persistente es la disociación entre los síntomas y las pruebas objetivas de salud. "Es común que los pacientes presenten una debilidad y una astenia intensas y, sin embargo, los resultados de las pruebas de evaluación de función cardiopulmonar o muscular sean bastantes normales", indica el doctor Bueno.

Como indica el vicepresidente de la SEC, el 'Long Covid' es "un problema importante". En primer lugar, a nivel individual por el impacto que tiene en las personas que lo padecen y en su calidad de vida. En segundo lugar, a nivel científico, porque no se saben los mecanismos exactos involucrados y se necesita más investigación. En tercer lugar, a nivel asistencial, porque no se sabe cómo tratar o prevenir esos síntomas. Y, por último, a nivel del sistema sanitario, porque tiene un impacto en los reingresos, en las atenciones médicas y en las consultas".

Precisamente, los expertos han repasado las tasas de rehospitalización de algunos países, destacando en Europa la de Reino Unido, donde la Covid ha provocado un 30 por ciento de reingresos, frente al 4 por ciento de España, pasando por el 10 por ciento de Italia. Para el doctor Bueno, los reingresos tienen mucho que ver con el funcionamiento del sistema. "Si das altas precoces, la tasa de reingresos es más alta. Puede que España, después de la primera ola, haya sido más conservadora y no haya dado de alta a los pacientes de forma tan rápida hasta que no estuvieran más estables. Aunque esto es solo una hipótesis. Lo que sí es poco probable es que la enfermedad sea distinta entre unos países y otros", reflexiona.

IMPACTO DE LA COVID-19 EN EL CORAZÓN

Entre las consecuencias generalizadas agudas de la COVID-19, las más frecuentes son las neumológicas y el cuadro inflamatorio. "En lo que respecta al corazón, tenemos la miocarditis (inflamación del miocardio) y también fenómenos trombóticos, como el tromboembolismo pulmonar y trombosis arteriales como el infarto o el accidente cerebrovascular", detalla el doctor Bueno. "Estas condiciones revierten relativamente pronto, pero una pequeña proporción de pacientes mantiene cierto grado de daño miocárdico persistente. Además, un estudio sueco publicado en la revista 'The Lancet' ha demostrado que los pacientes que padecen Covid-19 tienen un riesgo tres veces más alto de sufrir un infarto de miocardio o accidente cerebrovascular", ha concluido el experto.

Contador