Publicado 02/03/2020 08:12CET

El Síndrome de Sjögren: una enfermedad autoinmune que seca los ojos y la boca

Hombre poniéndose colirio en el ojo.
Hombre poniéndose colirio en el ojo. - GETTY IMAGES / LJUBAPHOTO - Archivo

   MADRID, 2 Mar. (EDIZIONES) -

   El síndrome de Sjögren (pronunciado shogren) es una enfermedad autoinmune sistémica que afecta fundamentalmente a las glándulas exocrinas del cuerpo y particularmente a las glándulas salivales y lacrimales. Ello motiva el síntoma guía de la enfermedad, que es la sensación persistente de sequedad ocular y de boca seca.

   "Los pacientes han de usar lágrimas artificiales y una hidratación oral continua con pequeños sorbitos de agua para aliviar estos síntomas tan molestos. Alrededor de un tercio de los pacientes presentan manifestaciones sistémicas, como afectación inflamatoria de la piel, de los pulmones, de los riñones o del sistema nervioso", aclara en una entrevista con Infosalus el doctor José Luis Andréu, presidente Emérito de la Sociedad Española de Reumatología (SER).

   El también jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Comunidad de Madrid) precisa que en España, según datos del estudio epidemiológico EpiSER 2016, de la SER, su prevalencia es de 25 casos por cada mil habitantes.

   Los síntomas pueden variar en cuanto al tipo y la intensidad, pero muchas personas que padecen Sjögren pueden vivir sus vidas normalmente. No obstante, el doctor Andréu subraya que existen varios problemas con este trastorno:

1.- Infradiagnóstico. Muchas pacientes con síndrome de Sjögren no están adecuadamente diagnosticadas y por tanto no siguen las visitas periódicas necesarias en los servicios de Reumatología.

2.- Ausencia de tratamientos que modifiquen de una forma decisiva el curso evolutivo de la enfermedad a nivel de los síntomas de sequedad.

   3.- Muy importante para nuestros pacientes: La ausencia de financiación para los tratamientos sustitutivos para la sequedad oral, ocular y a otros niveles, como la piel o la mucosa vaginal.

   "Desafortunadamente, los últimos ensayos clínicos no han demostrado eficacia sobre los síntomas oculares y orales. Para las manifestaciones extraglandulares, ocasionalmente graves, sí existen tratamientos efectivos, la mayoría de ellos derivados del tratamiento que utilizamos en el lupus para afectaciones similares", remarca el reumatólogo.

   Recientemente la Sociedad Española de Reumatología ha publicado las primeras recomendaciones fundamentadas en la medicina basada en la evidencia sobre el uso de agentes biológicos en el síndrome de Sjögren, añade este experto.

NO TIENE CURA HOY DÍA NI SE CONOCE SU CAUSA

   A pesar de todo ello, Sjörgen no tiene cura hoy día. "Lo que no quiere decir que no existan medidas sintomáticas que mejoran en gran medida la calidad de vida de nuestros pacientes. Por eso es tan importante que oftalmólogos y estomatólogos piensen en esta enfermedad para poder derivar a los pacientes a los servicios de Reumatología, la especialidad médica que diagnostica y trata los problemas musculoesqueléticos y las enfermedades autoinmunes sistémicas", según sentencia Andréu.

   Mientras, desde el Colegio Americano de Reumatología añaden que este síndrome puede darse a cualquier edad, pero es más común en mujeres mayores. Muchos pacientes presentan el síndrome como una complicación de otra enfermedad autoinmunitaria, como la artritis reumatoide o el lupus, según precisa.

    "A principios del siglo XX, el físico sueco Henrik Sjögren describió por primera vez a un grupo de mujeres cuya artritis crónica venía acompañada de ojos secos y boca seca. Hoy en día, los reumatólogos saben más acerca del síndrome al que le dio nombre Sjögren y lo más importante es que pueden asesorar a los pacientes sobre cómo vivir con la enfermedad", sentencia.

   A día de hoy sigue sin conocerse la causa del síndrome de Sjögren, según el Colegio Americano de Reumatología, si bien se sabe que es un trastorno autoinmunitario. "Las personas que padecen esta enfermedad tienen proteínas anormales en la sangre. Esto sugiere que el sistema inmunitario, que normalmente funciona para proteger el cuerpo contra el cáncer e infecciones, reacciona contra su propio tejido", según explica.

   La disminución en la secreción de saliva y lágrimas que se observan en el síndrome de Sjögren se genera cuando las glándulas que producen estos fluidos se dañan por la inflamación, agrega, a la vez que concluye que la investigación sugiere que factores genéticos y, posiblemente, infecciones virales, pueden predisponer a las personas a padecer esta afección.