Actualizado 03/05/2020 11:12:31 +00:00 CET

Simón defiende el uso obligatorio de mascarilla en transporte público, con flexibilidad en casos concretos

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, durante una de las ruedas de prensa diarias para informar sobre el coronavirus
El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, durante una de las ruedas de prensa diarias para informar sobre el coronavirus - Moncloa

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo 

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha justificado el uso obligatorio de mascarillas en el transporte público por la corta duración de los trayectos, también para las personas que pudieran tener problemas respiratorios. No obstante, ha abogado por cierta flexibilidad en casos concretos, como enferemos crónicos respitarios, personas que sufran ansiedad o niños.

"La obligatoriedad de uso de mascarillas en transporte público está basada en un criterio claro, las personas no están horas en los transportes públicos, suelen ser tiempos relativamente cortos de viaje, con lo cual, incuso las personas con algún tipo de patología que pueda no recomendar el uso habitual de mascarillas, no estarían en peligro si la utilizan durante los 10 minutos que puede durar el trayecto que vayan a hacer", ha explicado durante la rueda de prensa diaria sobre el coronavirus.

En este sentido, reconoce que hay personas a las que las recomendaciones hay que hacérselas "con mucho cuidado", como es el caso de personas con problemas respiratorios crónicos de cierta gravedad, personas con crisis de ansiedad o incluso niños.

Así, considera que la generalización de recomendar el uso de estos elementos protectores es "difícil" plantearla para "toda la población", pero hay "situaciones muy concretas", como es el caso del transporte público, en el que "hay contacto muy estrecho".

"Mientras no haya movilidad, la distancia de seguridad se puede mantener en cierto punto, pero a medida que esa movilidad se va aumentando, vamos a tener más problemas para mantener las distancias", justifica.

Aunque recuerda que "la obligatoriedad es para todos", entiende que haya personas con una "razón clara" para no llevarla o en situación de "excepciones muy puntuales": "Todos somos lo suficientemente sensatos como para entender que si el resto lleva mascarilla, estas personas no van a suponer un riesgo".

Contador

Para leer más