Publicado 26/12/2021 08:59CET

Por qué siguen apareciendo variantes de la COVID-19 y cuál es la más peligrosa. ¿Será ómicron la última?

Archivo - Omicron.
Archivo - Omicron. - TOMAS RAGINA/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 26 Dic. (EDIZIONES) -

   Esto parece el cuento de nunca acabar. Nos estamos vacunando, y a algunos grupos de población ya van por la tercera dosis. Llevamos mascarilla, mantenemos las medidas de precaución aconsejadas por las autoridades sanitarias. Aún así, siguen apareciendo variantes y parece que el fin de la pandemia queda lejos todavía, a pesar de que pensábamos que estaba cerca.

   Para poder entender un poco mejor en qué escenario nos estamos moviendo y por qué están surgiendo nuevas variantes, que complican el fin de esta epidemia, charlamos en Infosalus con África González Fernández, catedrática de Inmunología de la Universidad de Vigo, y expresidenta de la Sociedad Española de Inmunología y del Centro de Investigaciones Biomédicas.

   La especialista explica que mientras que haya zonas en el mundo donde haya mucho movimiento del SARS-CoV-2 es muy probable que salgan nuevas variantes, que dificulten el ansiado fin de la pandemia. Recuerda que es lo ocurrido en zonas con muchos contagios como Brasil, Sudáfrica o la India. La variante ómicron, que se está extendiendo rápidamente, se localizó por primera vez en el país africano, que apenas tenía vacunada al 30% de su población.

   Con ello, la también doctora en Medicina advierte de que la probabilidad de que surja una nueva variante será mayor cuantas más opciones demos al virus de contagiar. Así, cuanto más se replique podrá seleccionar aquellas mutaciones que le aporten ventajas selectivas, como el expandirse más fácilmente, y en definitiva contagiar.

   Según recuerda, los virus son parásitos intracelulares que se replican en el interior de nuestras células: “Cuanto más se replica, en esas divisiones se introducen cambios. Muchos de estos cambios no favorecerán ninguna ventaja al virus, por lo que al final son eliminados, si bien si alguna de estas mutaciones le proporciona una ventaja selectiva, en poblaciones donde hay mucha circulación de virus le estaremos dando la oportunidad de incorporarla. Solo de todas las posibles mutaciones que pueda haber al final se seleccionan los virus más contagiosos, que tienen mutaciones que les permiten entrar mejor en nuestras células o dividirse más”.

   Ahora bien, la experta advierte de que esto no necesariamente se asocia a que el virus o la variante sea más letal o más virulento, o a que produzca una enfermedad más grave, sino a que es más contagioso.

   “Es como si la llave que utiliza para introducirse en nuestras células se hubiera limado con las mutaciones, de forma que esto hará que pueda entrar mejor. En lugar de necesitar dos vueltas para entrar con una será suficiente. Esto hace que después con menos carga viral sea más contagioso y el tiempo de incubación también se acorta”, subraya la expresidenta de la SEI.

LAS VARIANTES ACTUALMENTE EN CIRCULACIÓN

   Aunque solo oigamos hablar de la variante delta y cada vez más de la ómicron, la doctora González afirma que actualmente hay muchas más. “Se han secuenciado millones de virus desde el inicio de la pandemia pero solo unos pocos son los que verdaderamente son capaces de expandirse y de infectar a mucha gente y estos son los que nos preocupan”, remarca la actual investigadora del CINBIO de Vigo.

   Sobre cuál es la variante más peligrosa, dice que la OMS estableció que ahora mismo hay 5 “variantes de preocupación”: la alfa, la beta, la gamma, la delta y ahora ómicron. Se denominan así, según prosigue, porque la variante es capaz de contagiar a muchos, es decir, que se expande de forma muy rápida en un territorio, otra razón es que pueda escapar de las vacunas y del sistema inmunitario de los individuos, y otra que produce mucha mortalidad.

   “Se está viendo con ómicron, por ahora, que es muy contagiosa, más que la delta, pero la enfermedad que está produciendo en Sudáfrica y también en Europa es leve, sobre todo en las personas vacunadas. Estos son asintomáticos o muy leves, y esto es muy buena noticia, que se pueda convertir en una especie de catarro común, pero sin necesidad de que la gente tenga que estar hospitalizada en UCI o que fallezca por culpa de esta variante”, remarca la doctora. No obstante, insiste en que es pronto para hacer cualquier conclusión al respecto, y se sigue investigando.

¿SERÁ ÓMICRON LA ÚLTIMA VARIANTE?

   Con todo ello, la catedrática de Inmunología de la Universidad de Vigo recuerda que pueden surgir nuevas variantes en cualquier momento, dado que va a ser muy difícil que todo el mundo se vacune a la misma vez, al tiempo que todos estemos vacunados al 100%.

   “Que en cuestión de unos meses toda la población se hubiera vacunado habría sido la mejor estrategia pero no está siendo así, y hay países con un porcentaje muy bajo de vacunación, como Sudáfrica con cerca del 30% de población vacunada, mientras que otros países ni llegan al 10%”, lamenta la experta.

   Eso sí, valora que España está dando un ejemplo no solo de responsabilidad, sino también de solidaridad. “No solo somos el país con más donaciones de órganos. Lo hemos hecho muy bien con la vacunación y la OMS nos pone de ejemplo. Pero es que no solo hemos vacunado en España sino que hemos donado también 40 millones de vacunas para países del tercer mundo”, sentencia África González.

Contador