Actualizado 05/04/2010 19:00 CET

Siete de cada diez tumores en Andalucía se detectan a tiempo gracias al Programa de Cáncer de Mama de la comunidad

Un 62 por ciento de las mujeres ha podido conservar además su mama tras la extirpación del tumor

SEVILLA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

Siete de cada diez tumores se detectan ya a tiempo en Andalucía gracias al Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama de la Consejería de Salud, que se puso en marcha en la comunidad hace ahora 14 años y con el que se han detectado un total de 5.455 tumores en mujeres con edades comprendidas entre los 50 y 69 años.

Montero, quien hoy visitó en Sevilla el nuevo mamógrafo instalado en el centro de salud de Sevilla Este, recordó que las lesiones que se detectan precozmente y se tratan a tiempo, es decir, aquellas que miden menos de dos centímetros y no presentan afectación de los ganglios linfáticos colindantes con la tumoración, "elevan el porcentaje de curación a casi el 90 por ciento".

Al hilo de ello, explicó que la detección temprana a través de la realización de mamografías ha permitido mejorar en la mayoría de los casos el pronóstico de la enfermedad y aplicar a las mujeres afectadas tratamientos menos agresivos. En concreto, y según datos del SAS, el 62 por ciento de las mujeres ha podido conservar su mama tras la extirpación del tumor.

Cuando se inició el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama sólo en el 20 por ciento de los casos la cirugía no era radical. En este sentido, en la actualidad en más del 15 por ciento de los casos, el proceso quirúrgico concluye con la reconstrucción de la mama.

Agregó que el cáncer de mama es la primera causa de muerte por patología tumoral en la mujer en todos los países occidentales, por lo que reiteró que el diagnóstico temprano de esta enfermedad es fundamental no sólo para reducir su mortalidad sino también para poder actuar en sus fases iniciales y elevar la calidad de vida de las mujeres que lo padecen.

En cuanto a la adquisición de nuevos mamógrafos, subrayó que desde el 2007 se compran equipos de tecnología de última generación para un mejor abordaje en el diagnóstico del cáncer de mama. En concreto, los mamógrafos que se incorporan son ya digitales, una tecnología que no requiere del revelado de placas para obtener los resultados de las pruebas, que pasan a ser imágenes que pueden ser vistas en el ordenador de consulta del facultativo y que se incorporan a la historia de salud única de la paciente.

Asimismo, supone una actuación respetuosa con el medio ambiente ya que no precisa, a diferencia de los equipos convencionales, del empleo de líquidos para el revelado de placas.