Actualizado 04/02/2013 11:50:12 +00:00 CET

Siete de cada diez hombres padecerían cáncer de próstata si viven más de 80 años

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El cáncer de próstata es el segundo tumor más común en los hombres después del de piel y, de hecho, hasta siete de cada diez lo padecería a lo largo de su vida si vivieran más de 80 años, según ha destacado el urólogo de la Clínica Ruber de Madrid Eduardo Martín Osés, con motivo del Día Mundial contra el Cáncer que se celebra este lunes.

Este experto ha recordado que también se trata de la segunda causa de muerte por cáncer en la población masculina, pese a lo que, según lamenta, sigue siendo una "asignatura pendiente" la falta de prevención y de concienciación.

De hecho, y aunque en los últimos años se ha avanzado en la lucha contra esta enfermedad y su diagnóstico precoz sigue siendo el mejor de los tratamientos por su lento desarrollo, alrededor del 30 por ciento de los tumores ya están extendidos fuera de la próstata en el momento del diagnóstico.

Esto favorece, según ha recordado Martín Osés, que presenten "una mayor resistencia a los tratamientos".

"Desde Ruber no nos cansaremos de recordar la importancia de incluir las pruebas diagnósticas del cáncer de próstata dentro de las revisiones anuales que se realizan los hombres mayores de 50 años", defiende este experto.

Actualmente existen dos pruebas para su detección, la primera de ellas consiste en la realización de una analítica de PSA, una proteína producida en la próstata que suele elevarse cuando el cáncer está presente, y la realización de un tacto rectal para comprobar si hay nódulos o áreas de consistencia aumentada en la próstata que indiquen la posibilidad de cáncer.

"Si estas pruebas se realizaran de forma anual, podríamos diagnosticar de forma precoz casi todos los casos, discriminando en qué pacientes sería necesario el tratamiento y qué tipo de tratamiento necesitarían, al mismo tiempo que mejoramos la respuesta a éstos y aumenta la tasa de supervivencia de los pacientes", ha destacado.

Asimismo, Martín Osés ha destacado que también se puede evitar o reducir el riesgo de estos tumores a través de la prevención, para lo que recomienda una dieta baja en grasas y rica en verduras, frutas y cereales, la práctica de ejercicio regular y un estilo de vida saludable".