Publicado 30/04/2021 07:59CET

¿Y si la COVID-19 altera los genes?¿Podría explicar los síntomas de larga duración?

Archivo - Frenar al coronavirus.
Archivo - Frenar al coronavirus. - BORCHEE/ISTOCK - Archivo

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los síntomas más comunes que sufren los pacientes de la Covid-19 suelen ser fiebre, tos y sensación de falta de aire. En algunos casos también puede haber disminución del olfato y del gusto, escalofríos, dolor de garganta, dolores musculares, dolor de cabeza...la duración media en los casos más graves son seis semanas, sin embargo hay síntomas que cuyas manifestaciones perduran por un tiempo prolongado o se convierten en persistentes.

La explicación podría en los resultados de un nuevo estudio celular que sugieren que la proteína de pico del SARS-CoV-2 puede provocar cambios en la expresión génica a largo plazo. Los hallazgos podrían ayudar a explicar por qué algunos pacientes de COVID-19, denominados COVID persistente, experimentan síntomas como falta de aliento y mareos mucho tiempo después de haber eliminado la infección.

El SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, está cubierto de diminutas proteínas de pico. Durante la infección, estas proteínas se unen a los receptores de las células de nuestro cuerpo, iniciando un proceso que permite al virus liberar su material genético en el interior de la célula sana.

"Descubrimos que la exposición a la proteína de pico del SARS-CoV-2 era suficiente para cambiar la expresión genética de referencia en las células de las vías respiratorias --explica Nicholas Evans, estudiante de máster en el laboratorio de la doctora Sharilyn Almodovar, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, en Estados Unidos--. Esto sugiere que los síntomas observados en los pacientes pueden ser el resultado inicial de la proteína de pico que interactúa con las células directamente".

Evans ha presentado la investigación en la reunión anual de la Sociedad Americana de Bioquímica y Biología Molecular durante la reunión virtual de Biología Experimental (EB) 2021.

El cultivo de células de las vías respiratorias humanas requiere condiciones específicas que permitan a las células madurar hasta convertirse en las células diferenciadas que se encontrarían en las vías respiratorias.

Los investigadores optimizaron un método de cultivo previamente desarrollado, conocido como técnica de interfaz aire-líquido, para que simulara mejor las condiciones fisiológicas de las vías respiratorias. Para ello, expusieron las células al aire y luego les dieron tiempo para que maduraran y se convirtieran en células de las vías respiratorias.

Los investigadores descubrieron que las células cultivadas de las vías respiratorias humanas expuestas a concentraciones bajas y altas de proteína de espiga purificada mostraban diferencias en la expresión génica que se mantenían incluso después de que las células se recuperaran de la exposición. Entre los genes más destacados estaban los relacionados con la respuesta inflamatoria.

"Nuestro trabajo ayuda a dilucidar los cambios que se producen en los pacientes a nivel genético, lo que podría llegar a proporcionar información sobre qué tratamientos funcionarían mejor para pacientes específicos", señala Evans.

Los investigadores también compararon sus células de las vías respiratorias humanas cultivadas con estudios de otros en los que se recogieron células de pacientes con infección por COVID-19. Pudieron confirmar que el enfoque de cultivo celular optimizado reflejaba lo que ocurre en los pacientes, lo que lo hace útil para futuros estudios traslacionales.

Planean utilizar el nuevo enfoque para comprender mejor cuánto duran los cambios genéticos y las posibles consecuencias a largo plazo de estos cambios en relación con los casos de COVID-19 de larga duración.

Contador