Publicado 12/11/2021 18:24CET

¿Por qué el ser humano posee un canal de parto retorcido que dificulta tanto el alumbramiento?

Archivo - Ama bat haur jaioberriarekin.
Archivo - Ama bat haur jaioberriarekin. - CHILDREN'S NATIONAL HEALTH SYSTEM - Archivo

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un estudio internacional ha estudiado por qué el ser humano posee un canal de parto retorcido que dificulta tanto el alumbramiento a diferencia de otros primates, en los que es más sencillo, según publican sus autores en la revista 'BMC Biology'.

En la mayoría de las mujeres, la parte superior, o entrada, del canal de parto tiene una forma redonda o transversalmente ovalada (de izquierda a derecha), que se considera ideal para el parto, pero se desconoce por qué la parte inferior del canal de parto tiene una forma longitudinalmente ovalada (de adelante hacia atrás) tan pronunciada. Esta forma retorcida suele requerir que el bebé gire al pasar por el estrecho canal de parto, lo que aumenta aún más el riesgo de complicaciones en el parto.

En comparación con los humanos, los simios tienen un patrón de parto relativamente fácil que no requiere la rotación del bebé gracias a la forma longitudinalmente ovalada del canal de parto tanto en su entrada como en su salida.

"Para dar a luz, sería mucho más fácil tener un canal de parto de forma uniforme también en nuestra especie", razona Katya Stansfield, especialista en biomecánica. En cambio, la retorcida forma humana requiere un complejo mecanismo de parto por rotación: El bebé tiene que girar para alinear la dimensión más larga de su cabeza con la dimensión más ancha de cada plano del canal de parto. La desalineación puede provocar un parto obstruido y provocar riesgos para la salud tanto de la madre como del bebé.

Un equipo de investigación formado por biólogos evolutivos e ingenieros de la Universidad de Viena y el Instituto Konrad Lorenz de Investigación sobre la Evolución y la Cognición de Klosterneuburg, en Austria, y la Universidad de Oporto, en Portugal, planteó la hipótesis de que la función de apoyo de los músculos del suelo pélvico, que están suspendidos a lo largo de la parte inferior de la pelvis y también desempeñan un papel importante en la función sexual y la continencia, puede haber influido en la evolución de la forma del canal de parto.

El equipo llevó a cabo una extensa modelización biomecánica del suelo pélvico y descubrió que las mayores deformaciones, tensiones y deformaciones se producen en los suelos pélvicos con forma circular o transversal-ovalada, mientras que un alargamiento longitudinalmente ovalado aumenta la estabilidad del suelo pélvico.

"Nuestros resultados demuestran que el canal de parto inferior longitudinalmente ovalado es beneficioso en términos de estabilidad", afirma Katya Stansfield. Sin embargo, este resultado nos llevó a preguntarnos por qué la entrada de la pelvis en los humanos no es también alargada longitudinalmente", añade Barbara Fischer, bióloga evolutiva.

Tradicionalmente, se ha asumido que la dimensión transversal de la pelvis humana está limitada por la eficiencia de la locomoción vertical. "Nosotros sostenemos que el alargamiento transversal de la entrada de la pelvis ha evolucionado debido a los límites del diámetro de la parte delantera a la trasera en los humanos impuestos por el equilibrio de la postura erguida, más que por la eficiencia de la locomoción bípeda", dice Philipp Mitteroecker, que también participó en este estudio.

Una entrada longitudinalmente más profunda requeriría una mayor inclinación pélvica y lordosis lumbar, lo que comprometería la salud de la columna vertebral y la estabilidad de la postura erguida. Estos requisitos diferentes de la entrada y la salida de la pelvis probablemente hayan conducido a la evolución de un canal de parto torcido, que obliga a los bebés humanos a girar durante el parto.

Contador