Selección de embriones, ¿estamos cerca de crear 'bebés de diseño'?

Publicado 22/11/2019 8:04:48CET
Extracción de células madre embrionarias.
Extracción de células madre embrionarias. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / LUISMMOLINA - Archivo

   MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La capacidad de seleccionar embriones en función de rasgos como la altura o el cociente intelectual está más lejos de lo que muchos piensan, según una nueva investigación de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en Israel, y publicada en la revista 'Cell'.

   Ha habido inquietudes acerca de la idea de la posible creación de 'bebés de diseño' durante casi tanto tiempo como la existencia fecundación in vitro (FIV) y la tecnología para detectar embriones en busca de trastornos hereditarios. Si bien los recientes nacimientos vivos resultantes de la edición CRISPR embrionaria humana han aumentado la atención mundial a estos problemas, actualmente, el enfoque más práctico para la "mejora" genética de los embriones es la detección genética previa a la implantación de embriones de FIV.

   Pero los investigadores advierten de que la capacidad de seleccionar los rasgos provocados por múltiples genes, en lugar de las enfermedades genéticas causadas por una sola mutación, está más lejos y es más complicada de lo que la mayoría de las personas probablemente se dan cuenta.

   "La capacidad de hacer una secuenciación genómica de embriones es mucho más fácil de lo que era incluso hace cinco años, y conocemos muchas más variantes genéticas relacionadas con ciertos rasgos --admite el coautor correspondiente Shai Carmi, de la Universidad Hebrea de Jerusalén--. Pero seleccionar embriones para rasgos particulares es muy controvertido, excepto cuando se relaciona con una enfermedad grave como la fibrosis quística. Plantea muchos problemas relacionados con la eugenesia y las oportunidades desiguales".

   El equipo de Carmi analizó la viabilidad de seleccionar embriones basados en cada uno de los dos rasgos causados por múltiples genes (IQ y altura) como una especie de experimento mental. Si bien hay muchos rasgos determinados por múltiples genes que los investigadores podrían haber investigado, decidieron centrarse en el cociente intelectual porque con frecuencia surge de las preocupaciones con respecto a la eugenesia y la altura porque es objetivamente medible y se sabe mucho sobre la influencia genética compleja altura.

   Sus hallazgos sugieren que nuestro conocimiento actual de la genética de este tipo de rasgos puede no ser suficiente para generar un aumento sustancial en los rasgos deseados en un escenario de selección de embriones de FIV.

   En el estudio, los investigadores realizaron simulaciones por computadora utilizando secuencias genómicas de personas reales para modelar perfiles genómicos de embriones hipotéticos que resultarían de pares de esas personas, algunas parejas reales y otras artificialmente emparejadas.

   En las simulaciones, asumieron que cada pareja tendría diez embriones para elegir. Luego predijeron el coeficiente intelectual o la altura adulta para cada uno de los descendientes en función de las variantes genéticas presentes en los genomas de los embriones simulados. Sus experimentos se basaron en el supuesto de que el embrión con la puntuación más alta podría seleccionarse para su implantación.

   Descubrieron que las ventajas esperadas para estos descendientes teóricos serían relativamente pequeñas. Para IQ, lo máximo que aumentó por encima del promedio de los embriones fue de tres puntos. En cuanto a la altura, lo máximo que aumentó por encima del promedio fue de tres centímetros.

   E incluso si algunas personas pudieran creer que esos aumentos fueron lo suficientemente grandes como para justificar el uso de la tecnología, no están garantizados.

   "Hay mucho sobre estos rasgos que es impredecible --reconoce Carmi--. Si alguien seleccionó un embrión que se predijo que tenía un coeficiente intelectual que era dos puntos más alto que el promedio, esto no es garantía de que realmente resulte en ese aumento. Hay mucha variabilidad que no se tiene en cuenta en las variantes genéticas conocidas".

   Hay otras limitaciones, añade Carmi, que dificultarían seleccionar con precisión los embriones para los rasgos deseados. Por un lado, los investigadores realizaron sus simulaciones utilizando diez embriones de cada pareja, pero en realidad, muchas parejas obtienen muchos menos embriones viables cuando realizan la fertilización in vitro.

   Por ejemplo, con cinco embriones, la ganancia se reduciría a 2,5 puntos IQ o 2,5 cm. Cuando basaron la simulación en 50 o 100 embriones, descubrieron que el beneficio por embrión disminuía a medida que aumentaba el número de embriones, lo que indicaba rendimientos decrecientes incluso con un gran número de embriones hipotéticos para elegir.

   Además, lo que se sabe sobre las variantes genéticas vinculadas a rasgos como la altura y el coeficiente intelectual, así como otros rasgos relacionados con la salud como la presión arterial y el colesterol, se aplica principalmente a las personas de ascendencia europea. Serían mucho menos aplicables para personas de otras partes del mundo.

   Finalmente, intentar maximizar más de un rasgo, un posible escenario futuro, haría que la selección de embriones sea mucho más complicada: un embrión que obtuvo la puntuación más alto para IQ puede clasificarse más bajo para la altura, por ejemplo.

   Además, los investigadores utilizaron datos del mundo real para confirmar que las predicciones sobre los rasgos hechos con lo que se conoce actualmente sobre las variantes genéticas no siempre son precisas.

   Informaron sobre un análisis de 28 familias con hasta 20 niños que han crecido hasta la edad adulta, y descubrieron que la descendencia que habrían seleccionado para tener la mayor estatura basada en variantes genéticas no siempre fue la más alta en la edad adulta.

Contador