Actualizado 18/03/2020 13:32:51 +00:00 CET

La sanidad privada atiende a casi 1.000 pacientes hospitalizados con coronavirus

Imagen de recurso 1 del Hospital General de Mallorca, cama, habitación, centro hospitalario, Palma, archivo
Imagen de recurso 1 del Hospital General de Mallorca, cama, habitación, centro hospitalario, Palma, archivo - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

La sanidad privada está atendiendo a unos 970 pacientes hospitalizados con coronavirus, aproximadamente 80 de ellos en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), tras haber registrado más de 1.800 casos positivos. Hasta el momento, se han producido 30 fallecidos en los centros de titularidad privada, según datos recopilados por la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), que representa a más del 80 por ciento de los hospitales privados.

A través de un comunicado, la patronal explica que por lo general los hospitales privados de todas las comunidades autónomas se encuentran desprogramando la actividad médica ordinaria no preferente en la batalla contra el coronavirus, así como "detectando y reuniendo todos los recursos disponibles útiles en la crisis". La única excepción es Canarias, donde "de momento todos los pacientes se atienden en la pública". "En el resto de los territorios, la sanidad privada atiende a un número dispar de pacientes por coronavirus, concentrándose gran parte de los casos en la región madrileña (50% aproximadamente)", indican.

"Desde el principio de la crisis, se ha producido colaboración con el sector público para combatir la pandemia. Siempre hemos estado a disposición de las autoridades sanitarias. Lo importante y lo que nos ocupa es atender pacientes bajo el mando único de la Salud Pública en cada una de las CCAA, que nos han pedido recursos y coordinación", ha apostillado su presidente, Carlos Rus.

ASPE y sus asociados territoriales consideran "clave" buscar vías de colaboración para que los hospitales privados tengan acceso a los Equipos de Protección Individual (EPIs), ante la "muy probable insuficiencia de éstos en breve plazo", aseguran.

LA SITUACIÓN EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Por comunidades autónomas, ASPE resalta que Madrid tiene "el modelo idóneo" en la batalla contra el coronavirus, integrando sanidad privada y pública. "Se trabaja con una total sintonía, con un grupo de coordinación formado por 10 personas de las que dos son representantes de la privada. Este grupo se reúne cada día por videoconferencia para mantener informados a todos los gerentes sanitarios. Este modelo dispone de un sistema centralizado de UCI con un millar de camas", detallan.

En Andalucía, por su parte, cada hospital y distrito tienen su plan de contingencia específica, coordinado con la estructura sanitaria provincial pública y privada, incluyendo una serie de actuaciones por fases según la situación epidémica local y que contempla progresivamente: reservas de hospitalización, observación, URPA y UCI habilitando el máximo de puestos y revisando el estado de funcionamiento de todos los respiradores disponibles, con el fin de tener operativas la mayor cantidad de unidades posibles. Y adecuación progresiva de la actividad asistencial en función de la disponibilidad de recursos humanos, estructuras, equipamiento y material, según evolucione la situación epidémica.

En Comunidad Valenciana, los hospitales privados están a menos del 50 por ciento de la actividad de hospitalización y a un 25 por ciento de ambulatoria. Urgencias ha bajado también alrededor del 50 por ciento. "La sanidad privada se ha reunido con la pública en una única ocasión y se está a la espera de indicaciones. Se ha pedido suspender toda actividad ordinaria y detectar recursos disponibles. Cada día, la sanidad privada realiza un reporte diario sobre ocupación y disponibilidad a la Conselleria de Sanidad", señalan desde ASPE.

En País Vasco, la sanidad privada está integrada como otros hospitales más de la red sanitaria. De hecho, atienden a los posibles casos positivos que surjan, sin derivarse a la pública. Además, se realiza una conferencia diaria con la administración sanitaria. La Consejería de Sanidad del Gobierno Vasco ha pedido a la sanidad privada adoptar las medidas de prevención e higiene comunes, un reporte de reserva de camas para la semana próxima ante las necesidades de ingreso y que anulen consultas ordinarias, cirugías programadas y exploraciones diagnósticas no urgentes.

En Cataluña, Salud Pública ha informado a la sanidad privada de toda la normativa y ha asumido la plena coordinación en un sistema integral. Ante la posibilidad de que en próximas semanas aumenten los pacientes graves que requieran UCI, tanto profesionales como instalaciones privadas están bajo el mando de la Conselleria de Salut. Se ha organizado un comité de coordinación permanente. En el día de hoy se decidirá cómo se articula la participación de la privada en el traslado de los pacientes.

En Galicia, la sanidad privada se encuentra bajo el mando del gerente de área de cada provincia para coordinar recursos. "Se reporta diariamente información con camas disponibles y quirófanos. Se van a trasladar pacientes desde la pública acorde con la cartera asistencial de cada hospital y se va a establecer un canal de videoconferencia para la plena coordinación. De forma general, las consultas ambulatorias presenciales se sustituirán en la medida de lo posible por telefónicas", defienden desde ASPE.

En Navarra, los hospitales de la privada dejarán de derivar pacientes positivos a la pública en el caso de contar con UCI; mientras que en La Rioja se han comunicado la pública y la privada para analizar qué posibilidades y recursos tenía ésta última para poner a disposición. Y, a partir del Real Decreto de estado de alarma, se han hecho peticiones muy específicas a la privada: 24 camas, 2 respiradores de UCI, 1 aparato portátil de Rayos X y habilitar 47 habitaciones individuales.

En Castilla y León, la patronal reivindica que existe una "total comunicación" entre sanidad pública y privada "desde el primer momento". "Hay mesas conjuntas de colaboración con contacto diario. La Consejería de Sanidad ha solicitado a la privada retrasar o suspender toda actividad programada o ambulatoria y permanente información sobre recursos disponibles", añaden.

En Murcia, el modelo de colaboración sigue dos vías: protocolos de actuación y seguimiento a través de Salud Pública y nivel asistencial a través de la Subdirección General de Conciertos. A partir de una primera reunión presencial, hay comunicación telemática permanente. La pública ha pedido la anulación de consultas y cirugías programadas, así como de exploraciones diagnósticas, y además mantener y reforzar los servicios de urgencias y hospitalización. El representante de la privada participa asimismo en la Comisión Interdepartamental sobre coronavirus.

En Baleares, se ha producido muy recientemente una primera reunión con la administración sanitaria, en la que los centros privados han explicado su situación. "En breve, la Conselleria de Sanidad nombrará a un coordinador para reportar datos de actividad y equipamiento. De momento la pública tiene suficientes recursos para atender la crisis", destacan.

Misma situación se vive en Canarias, donde la sanidad pública cuenta de momento con recursos suficientes para asumir la crisis sanitaria y hasta el momento no se ha creado ninguna mesa de coordinación. No obstante, la Consejería solicita información de recursos disponibles de UCI, respiradores, camas, aparte del inventario de productos de la orden ministerial.

Por último, en Castilla La Mancha se ha realizado un inventariado de recursos disponibles: equipamiento, medios materiales y humanos. También se ha producido primeras reuniones de coordinación. Con respecto a Asturias, Cantabria, Extremadura y Aragón, no se dispone en este momento de información relevante, según ASPE.

Contador