¿Cómo saber si tienes apendicitis? 8 síntomas que pueden guiarte

Dolor abdomen, apendicitis
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ALEKSEJ SARIFULIN
Publicado 28/11/2018 8:26:34CET

   MADRID, 28 Nov. (EDIZIONES) -

   Son muchas las personas que han sido operadas de apendicitis, entre los rostros conocidos, se sabe que recientemente fue operado Isco, el jugador del Real Madrid, o por ejemplo Rafa Nadal, quien tampoco tienen apéndice porque sufrió apendicitis. Estos casos demuestran que puede presentarse a cualquier edad, aunque la casuística muestra que es más frecuente en personas jóvenes.

   Siempre se ha oído que esta estructura no sirve para nada pero, ¿hasta qué punto es cierto? En una entrevista con Infosalus, el cirujano general del Hospital Quirónsalud San José (Madrid), el doctor Jorge Martín Gil, reconoce que el apéndice, "una estructura con forma de tubo, que está al principio del intestino grueso, en el lado derecho del abdomen, y que está cerrado por un lado", tiene una función a día de hoy no muy clara.

   Según indica, parece que puede ser un vestigio evolutivo, que en su momento sirvió, pero que a día de hoy no es útil para el ser humano. "No obstante, se ha visto que puede almacenar células del sistema linfático, que actúan de defensa en el organismo, por lo que por ahí cierta función inmunológica podría tener, pero no está nada claro", afirma el especialista.

   Además, señala que cualquiera puede sufrir una apendicitis, no hay una predisposición genética a ello. Desde la Mayo Clinic estadounidense precisan que lo más frecuente es que ocurra en personas entre los 10 y 30 años de edad, aunque puede darse a cualquier edad.

   La apendicitis, según indica el doctor Martín Gil, es la inflamación del apéndice. Ésta tiene lugar por la obstrucción del propio apéndice en el extremo que está abierto y que da salida al intestino grueso. En concreto, precisa que se obstruye por tres causas: Inflamación de esos folículos linfoides; por un fecalito o un poquito de heces solidificadas que se colocan en la salida del apéndice y lo obstruyen; debido a un tumor que obstruya la base del apéndice.

   "Independientemente de la causa, el cuadro que se genera es el mismo, y pasa por varias fases en función de cómo evolucione la inflamación. En primer lugar aparece el 'flemón', momento en el que se inflama el apéndice; posteriormente estaría la fase gangrenosa, aquella en la que deja de llegarle por la inflamación la sangre y empieza a gangrenarse; después si se llega a perforar se produce la peritonitis", describe..

   No siempre se establecen todas las fases, según asegura, pero avisa de que lo que sí que hay es una correlación temporal y cuanto más tiempo pasa, más oportunidades hay de llegar hasta la fase final de peritonitis. "La evolución, más rápida o más lenta, dependerá de cada paciente. Hay algunos que pasan horas con el flemón, y otros debutan con necrosis del apéndice porque se produce una reacción inflamatoria muy importante y ya aparece en cuestión de pocas horas una peritonitis", advierte el especialista de Quirónsalud.

LOS SÍNTOMAS DE LA APENDICITIS

   El doctor Martín Gil subraya que el dolor empieza siendo sordo, localizado, generalmente alrededor del ombligo, aunque no se sitúe ahí el apéndice. Conforme pasan las horas, el dolor pasa a situarse a un punto fijo del abdomen, en la fosa ilíaca derecha, o parte inferior derecha del abdomen.

   Pueden aparecer también síntomas digestivos tipo náuseas o vómitos, y puede aparecer también fiebre. "Todos los síntomas no tienen por qué ser constantes o aparece, aunque el dolor sí es imprescindible que aparezca. Hay algunas apendicitis con décimas de temperatura, algunas no dan vómitos pero sí malestar general o indigestión, pero la triada clásica es fiebre, dolor abdominal y náuseas o vómitos", remarca el experto.

   Desde la Mayo Clinic resumen en 8 los principales síntomas de una apendicitis, que pueden variar según el caso:

   1.- Dolor repentino que comienza en el lado derecho de la parte inferior del abdomen.

   2.- Dolor repentino que comienza alrededor del ombligo y, a menudo, se desplaza hacia la parte inferior derecha del abdomen.

   3.- Dolor que empeora cuando toses, caminas o realizas otros movimientos bruscos.

   4.- Náuseas y vómitos.

   5.- Pérdida de apetito.

   6.- Fiebre ligera que puede empeorar a medida que la enfermedad avanza.

   7.- Estreñimiento o diarrea.

   8.- Hinchazón abdominal.

   "El lugar donde sientes dolor puede variar, dependiendo de tu edad y la posición del apéndice. Durante el embarazo, el dolor parecería provenir de la parte superior del abdomen porque el apéndice se encuentra más alto durante el embarazo", advierte la entidad norteamericana.

CÓMO DIFERENCIARLO DE OTRO DOLOR ABDOMINAL

   En cuanto a cómo diferenciar una apendicitis de otro dolor abdominal, el especialista de Quirónsalud dice que es muy difícil, pero indica que lo que sí que está claro es que si hay apendicitis de por medio, el dolor abdominal no cede o se acompaña de otros síntomas antes mencionados. En ese caso dice que se debe acudir a Urgencias, y siempre hacerlo en caso de duda, aunque luego sea una gastroenteritis.

   Aparte de la exploración clínica, también se suele proceder a la hora de realizar el diagnóstico a solicitar una analítica general, donde puede observarse los marcadores de la infección producida por la apendicitis, y después una prueba de imagen o ecografía o TAC abdominal, donde se comprueba que ese apéndice está engrosado de tamaño. Según precisa, el diámetro habitual del apéndice es de hasta 7-8 milímetros.

   El tratamiento en cualquiera de los casos es la extirpación quirúrgica. No hay medicamento que se pueda dar para solucionar la apendicitis. Si la extirpación se realiza cuando éste está en fase flemonosa es habitual poner antibiótico intraoperatorio. A su vez, indica que es raro el antibiótico en el postoperatorio. "Reservamos ese tratamiento antibiótico vía oral e intravenoso para los casos más graves", precisa el cirujano.

   La extirpación del apéndice hoy en día se hace con laparoscopia, una técnica que consiste en introducir una cámara de vídeo dentro de la tripa y con pequeñas incisiones, la más grande de 11 mm, se extirpa y extrae por uno de esos orificios. Entre 35-45 minutos de operación y suele emplearse la anestesia general. No se necesita UCI y se pasa a la planta pronto. El tiempo de ingreso dependerá de la evolución de la apendicitis.

   "Después de una apendicitis la vida es normal, aunque se recomiendan los primeros días postoperatorios una dieta más blanda de lo habitual para no forzar el intestino. Después no hay restricción de dieta y se podrán practicar todo tipo de deportes", subraya.

Contador