Sabemos que ya estás pensando en propósitos de Año Nuevo: claves para cumplirlos

Correr
FLICKR/JOHN STEVEN FERNANDEZ - Archivo
Publicado 28/12/2018 10:33:37CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Con la llegada del Año Nuevo se tiene la necesidad de crear nuevos propósitos y metas que cumplir. Los más comunes son perder perso, ahorrar, hacer más ejercicio o dejar de fumar. Todos ellos son cambios en el estilo de vida que se han vuelto rutina con los años y son especialmente difíciles de cambiar.

La Real Academia Española define propósito como "ánimo o intención de hacer o de no hacer algo" y "objetivo que se pretende conseguir". "Es importante que las personas tengamos un propósito general en nuestras vidas, ya que se convierte en el motor que nos lleva a enfrentar retos y dificultades para alcanzarlos y mejorar nuestra calidad de vida", indica la psicóloga del Instituto Centta Giulia de Benito.

Las metas, e invertir energía en alcanzarlas, permiten evaluar de una forma objetiva en qué punto de la vida se encuentra una persona, qué cosas no són importantes y cómo está en términos de autoconcepto y autoestima. Estos elementos determinan la forma en la que una persona se ve a sí misma e interpreta su realidad.

"El hecho de hacer este esfuerzo a principio de año es por lo mismo por lo que empezamos las dietas los lunes. El inicio de la semana, del mes o del año nos marcan la posibilidad de hacerlo bien 'desde el principio', de tener una visión completa y positiva de un periodo de tiempo. Los nuevos comienzos nos dan la esperanza de poder ser mejores", explica De Benito.

No obstante, "no debemos caer en la trampa. Un fallo no debería tirar nuestros propósitos por tierra, no esperemos a un nuevo comienzo para continuar con el camino marcado, no pretendamos no tener días malos, ni sentirnos tristes ni desmotivados. No tengamos miedo a admitir la realidad en todos sus sentidos, ya que si construimos la persecución de objetivos en base sólo a experiencias positivas fracasaremos siempre", ha agregado la experta.

Para cambiar o adquirir hábitos es necesario poner la atención también en el pensamiento. La mayoría de las personas que no consiguen cumplir sus propósitos se enfrentan al síndrome de la buena esperanza, señalan desde Centta. Se caracteriza por el establecimiento de expectativas poco realistas sobre la velocidad, cantidad, facilidad y consecuencias que vendrán asociadas con el cambio en cuestión.

CLAVES PARA LOGRAR LOS PROPÓSITOS

Giulia de Benito da algunas patuas para facilitar el proceso de conseguir las metas marcadas y no tener que reciclar propósitos de un año para otro.

- Ser realista. Se necesita empezar haciéndose propósitos que puedan mantenerse y sean prácticos. Para ello, hay que reducir las metas a largo plazo en objetivos más manejables a corto plazo. Si se consiguen pequeñas cosas, la persona irá cargándose de la energía que necesita para llegar a la meta final.

Por ejemplo, si el propósito es correr una maratón en 2019, probablemente la persona no lo pueda conseguir sin antes tener una rutina de ejercicio, y para eso tiene que apuntarse al gimnasio e ir poco a poco consiguiendo resultados físicos que le ayuden a no lesionarse y a tener mejor resistencia.

- Hacer una cosa a la vez. Si alguien se ha propuesto múltiples mejoras en su vida como comer mejor, dejar de fumar o hacer más deporte, no hay que deshecharlo, pero no hay que gestionar más de uno a la vez. Cuando tenga uno controlado, podrá asumir añadir otro más.

- Contar los propósitos a los seres queridos. La psicóloga aconseja hacer saber a la familia y amigos que se tiene un propósito para el año que realmente quiere cumplir. Seguramente estas personas puedan implicarse en el cambio.

Un ejemplo sería que si una persona se ha propuesto dejar de fumar, sus amigos pueden monitorizar los cigarros que fuma y no ponerle delante demasiadas tentaciones.

- Comparte propósitos. Intentar cambiar hábitos junto a otras personas aumenta las oportunidades de conseguirlo. Si uno de los propósitos es, de nuevo, dejar de fumar, pero la pareja lo sigue haciendo, se hará mucho más complicado afrontarlo todo.

Sin embargo, si se comienza el camino juntos, ambos podrán beneficiarse de la compañía y la energía del otro para manteneros firmes en vuestra decisión.

- Compromete los valores. De Benito insta a preguntarse: "¿El propósito que me he marcado está relacionado con mi idea de una vida mejor?" "¿Mis valores son compatibles con el objetivo marcado?" "¿Me percibiré como una versión de mí mismo y de mi idea del mundo si intento alcanzar mis propósitos?".

La psicóloga resume que "como todo proceso de aprendizaje es inevitable encontrarnos con momentos de debilidad o recaída". Aconseja no sentirse culpable y aceptar que es parte del camino emprendido, al tiempo que recomienda aprender cuando ocurra. "Se tarda años en hacer desaparecer un mal hábito y no hay soluciones rápidas para conseguir cambios centrales en nuestras vidas", ha concluido.

Contador