Actualizado 26/04/2011 19:57 CET

La fuerza de voluntad, la clave de los exfumadores para dejar el tabaco

Fumador, tabaco
EP

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Trinity College de Dublín, en Irlanda, en colaboración con el Instituto de Investigación para una Sociedad Libre de Tabaco, han utilizado imágenes cerebrales por resonancia magnética para constatar que los exfumadores tienen más fuerza de voluntad que los fumadores.

Así lo han puesto de manifiesto en un artículo en la revista 'NeuroImage', sugiriendo que ésta puede ser la clave de una exitosa deshabituación tabáquica.

En el estudio participaron fumadores, exfumadores y no fumadores, y las imágenes cerebrales se obtuvieron mientras que todos los sujetos analizados realizaban diferentes tareas diseñadas para evaluar determinadas habilidades cognitivas, que los investigadores creen que pueden ser claves para dejar de fumar.

Entre éstas, se incluyó la inhibición de la respuesta para evaluar el control de impulsos, la capacidad para analizar los propios comportamientos o la habilidad para no verse condicionado por imágenes disuasorias o persuasorias relacionadas con el tabaco.

De este modo, los investigadores encontraron que, al somterse a estas tareas, los fumadores tenían menos actividad que los no fumadores en las regiones prefrontales del cerebro, que están relacionadas con comportamientos de control.

Además, los fumadores mostraron una actividad más elevada en las regiones subcorticales, como el núcleo accumbens, que responden a acciones de recompensa ante los estímulos de la nicotina.

Sin embargo, y en contra de estos hallazgos, los exfumadores no mostraron esta actividad subcortical, sino que mostraron una mayor actividad en los lóbulos frontales, involucradas en el comportamiento de control, al tiempo que tenían más actividad en las regiones prefrontales, en comparación con los que nunca han fumado.

De este modo, según explican, las regiones cerebrales responsables de lo que se conoce como "fuerza de voluntad" muestran más actividad en los que han dejado de fumar, pudiendo ser de hecho una de las causas de su abandono tabáquico.