Actualizado 06/10/2011 18:01:19 +00:00 CET

Una expedición al Everest sugiere que el óxido nítrico podría beneficiar a los pacientes de cuidados intensivo

Dos excursionistas miran hacia el Everest
GOPAL CHITRAKAR/REUTERS

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una expedición al Everest ha descubierto que los fármacos o procedimientos que promueven la producción corporal de un compuesto químico denominado óxido de nitrito podría mejorar la recuperación de los pacientes críticos ingresados en cuidados intensivos. Así lo muestra un estudio de la University of Warwick y el University College London (UCL), en Reino Unido, publicado en 'Scientific Reports'.

Muchos pacientes en estado crítico sufren falta de oxígeno, una condición conocida como hipoxia, que puede acabar con su vida. El óxido de nitrito es producido prácticamente por todas las células y órganos del cuerpo, sirviendo para importantes funciones, como la regulación de la presión sanguínea, la formación del conocimiento y la memoria, además de proteger de las enfermedades infecciosas.

Los investigadores de la University of Warwick y del UCL utilizaron muestras de sangre y resultados recogidos en la expedición 'Caudwell Xtreme Everest' (CXE) 2007. La conclusión fue que la producción de óxido de nitrito es elevada en personas que viven en altitudes cercanas al nivel del mar que ascienden de altitud, causando cambios en la circulación en los vasos sanguíneos más pequeños.

Estos resultados sugieren que las intervenciones para alterar la producción de óxido de nitrito --algo que ya existe en forma de fármacos o gas-- podría beneficiar a los pacientes críticos cuya disponibilidad de oxígeno es limitada.

Se trata de la primera vez que este efecto ha sido documentado en un gran grupo de personas que viven cerca del nivel del mar. Estos resultados coinciden con datos anteriores de residentes en el altiplano tibetano --es decir, habitantes de las tierras por encima del nivel del mar--, que mostraban que sus niveles de óxido de nitrito normales eran más elevados que los de las personas que vivían cerca del nivel del mar.

AUMENTAR LA RESISTENCIA A LA FALTA DE OXÍGENO

Los médicos piensan que elevar el óxido de nitrito podría beneficiar a los pacientes, sobre todo para aquellos con niveles bajos de oxígeno en sangre, pues aumenta la capacidad corporal de tolerar y adaptarse a bajas reservas de oxígeno.

El trabajo se basa en los experimentos desarrollados a diversas altitudes en la expedición CXE, dirigidos por científicos del UCL. También se usaron estadísticas y análisis de sangre realizados por investigadores de la University of Warwick.

Los participantes fueron 198 senderistas y 24 escaladores, entre los que se incluían médicos y científicos. El equipo CXE realizó la primera medición de los niveles de oxígeno en el organismo que se ha hecho a 8.400 metros en el Everest.

Se trata de la pieza central de un programa de investigación sobre la hipoxia y el comportamiento humano en altitudes extremas cuyo objetivo es mejorar el cuidado de los pacientes críticos y otros donde la hipoxia es el problema fundamental.

Según uno de los principales autores de este estudio, Denny Levett, del UCL Centre for Altitude, Space and Extreme Environment Medicine, "escalar a altitudes extremas pone al organismo en un medio con muy poco oxígeno disponible, una experiencia similar a la de los pacientes que se encuentran en cuidados intensivos con una enfermedad que afecta al corazón, los pulmones y el sistema vascular".

"Tomando muestras de sangre de individuos con hipoxia pero sanos, hemos podido demostrar que la respuesta natural del organismo a la escasa disponiblidad de oxígeno es elevar la producción de óxido de nitrito", asevera.

"Así, los niveles elevados de óxido de nitrito se dan no sólo en aquellas personas que viven siempre en una altitud elevada, también en las personas que viven en zonas situadas cerca del nivel del mar que están tratando de adaptarse a una mayor altitud", concluye.