Publicado 06/10/2017 13:20:26 +02:00CET

Los ronquidos pueden asociarse al síndrome de apnea-hipopnea

APNEA DEL SUEÑO
COMSALUD

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los ronquidos no se relacionan "necesariamente" a una enfermedad concreta, pero sí "parece existir una asociación entre la intensidad del ronquido y la severidad de un posible síndrome de apnea-hipopnea (SAHS)", según ha señalado el director de la Unidad de la Voz y Otorrinolaringología de Vithas Internacional, Bartolomé Scola Yurrita.

Este es un trastorno que proporciona la obstrucción completa o parcial de la vía respiratoria superior, y se produce debido al colapso de las partes blandas faríngeas durante el sueño. Asimismo, su causa principal es "la no entrada de oxígeno durante el sueño", lo que se traduce en "sueño no reparador, somnolencia diurna excesiva, trastornos neuropsiquiátricos, respiratorios y cardíacos".

"La sospecha se produce cuando el paciente refiere ronquidos entrecortados y excesiva somnolencia diurna, en cuyo caso la indicación es consultar con un especialista en Otorrinolaringología para que pueda realizar los estudios pertinentes", ha recomendado el experto.

¿CÓMO SE ABORDA?

Una vez confirmado el diagnóstico, el especialista pautará el tratamiento indicado en cada caso con el fin de resolver los signos y síntomas de la enfermedad y normalizar la calidad del sueño. De forma normal, se emplea "la presión positiva continua sobre la vía aérea, cuya evidencia científica es ya hoy en día incuestionable".

Para ello se utiliza una máquina que bombea aire bajo presión dentro de las vías respiratorias de los pulmones, el cual viene forzado previniendo los episodios de colapso de las vías respiratorias que bloquean la respiración.

En caso de que esto no funcione se puede usar la traqueotomía, que supone el establecimiento de un cortocircuito en el tramo afectado; la adenoamigdalectomía; la cirugía nasal; resección de base de lengua y cirugía de paladar, las cuales se incluyen en un grupo de cirugía reductora. Asimismo, se puede optar por la cirugía de ensanchamiento, que se centraría en la cirugía maxilo-mandibular.