Actualizado 04/07/2012 18:24

El riesgo de muerte aumenta un 25% por las altas temperaturas, según un estudio

Recursos De Buen Tiempo, Sol
EUROPA PRESS

MURCIA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un estudio publicado este año con datos españoles demuestra que los días de calor extremo tienen un impacto en la mortalidad diaria, con una subida de la misma de un 25 por ciento.

El aumento del riesgo de muerte está estrechamente relacionado con las enfermedades respiratorias, cerebrovasculares y cardiovasculares. Entre estas últimas destacan el infarto de miocardio, pero sobre todo, la insuficiencia cardíaca.

La insuficiencia cardíaca es la vía final común de varias enfermedades del corazón e implica la falta de capacidad del corazón para responder a las demandas del resto del organismo. Se caracteriza por falta de aire al hacer esfuerzos, cansancio y, frecuentemente, retención de líquidos.

"Los pacientes con insuficiencia cardíaca deben ser extremadamente cuidadosos con las altas temperaturas puesto que tienen una función cardíaca disminuida que en estas condiciones se pone a prueba", comenta el especialista.

También es posible que el calor ponga de manifiesto enfermedades del corazón hasta ese momento desconocidas y que debutan como insuficiencia cardíaca.

Además, muchos de estos pacientes reciben tratamiento con diuréticos para eliminar el exceso de líquidos. Debido a que el calor reduce la cantidad de líquidos en el organismo por transpiración, a veces es necesario ajustar la dosis de diuréticos para evitar hipotensión y deshidratación.

RECOMENDACIONES CONTRA EL CALOR

Un especialista del Hospital USP San Carlos de Murcia aconseja extremar las medidas de precaución en verano, sobre todo aquellas personas que padecen alguna insuficiencia cardíaca.

Las personas mayores, los pacientes con enfermedades del corazón conocidas con o sin insuficiencia cardíaca previa, obesos y aquellos que toman diuréticos conforman la población de riesgo que debe tener especial cuidado en condiciones de calor.

El doctor Rafael Florenciano, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital USP San Carlos de Murcia, recomienda mantener los hábitos de ejercicio pero evitando las horas de más calor o realizando la actividad en lugares frescos, intentar pasar los momentos de más calor en habitaciones frescas, si es necesario con aire acondicionado y tomar frecuentemente bebidas frescas.

Igualmente, Florenciano recuerda que la deshidratación baja el peso, por lo que en días calurosos se deben pesar más a menudo y si hay un descenso de más de 500 gramos en 1 día, acudir a su médico, especialmente si toma diuréticos.

"Recientemente hemos sufrido una ola de calor, que es muy probable que se repita a lo largo del verano. Existe evidencia de que las temperaturas extremas afectan nuestra salud", asegura el Dr. Florenciano.

En definitiva, el calor nos pone a prueba a todos, pero más a los que tienen ya sus mecanismos de reserva al límite. Por tanto, "seamos precavidos, tomemos medidas y nuestro corazón lo agradecerá", concluye el doctor Florenciano.