Publicado 25/05/2020 7:37:32 +02:00CET

El riesgo de esclerosis múltiple es 29% más alto para las personas que viven en áreas urbanas

Persona en silla de ruedas.
Persona en silla de ruedas. - JCCM

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

La contaminación del aire podría ser un factor de riesgo para el desarrollo de esclerosis múltiple (EM), según un nuevo estudio realizado en Italia, que ha comprobado que el riesgo de desarrollar la enfermedad es un 29% más alto para las personas que viven en áreas urbanas.

La investigación, presentada este viernes en el Congreso Virtual de la Academia Europea de Neurología (EAN), detectó un riesgo reducido de EM en individuos que residen en áreas rurales que tienen niveles más bajos de contaminantes del aire conocidos como partículas (PM). Demostró que el riesgo de EM, ajustado por urbanización y privación, era 29% más alto entre aquellos que residían en áreas más urbanizadas.

La muestra del estudio incluyó a más de 900 pacientes con EM dentro de la región, y se descubrió que las tasas de la enfermedad aumentaron 10 veces en los últimos 50 años, de 16 casos por cada 100.000 habitantes en 1974 a casi 170 casos por cada 100.000 personas en la actualidad. Si bien el gran aumento puede explicarse en parte por el aumento de la supervivencia de los pacientes con EM, este fuerte aumento también podría explicarse por una mayor exposición a los factores de riesgo.

El análisis se realizó en el invierno, dado que esta es la temporada con las mayores concentraciones de contaminantes, en la región noroccidental italiana de Lombardía, donde viven más de 547.000 personas.

Al comentar sobre los hallazgos en el Congreso Virtual EAN, el investigador principal, el profesor Roberto Bergamaschi, ha explicado que "es bien reconocido que las enfermedades inmunes como la EM están asociadas con múltiples factores, tanto genéticos como ambientales. Algunos factores ambientales, como los niveles de vitamina D y el tabaquismo, han sido ampliamente estudiados, pero pocos estudios se han centrado en los contaminantes del aire. Creemos que la contaminación del aire interactúa a través de varios mecanismos en el desarrollo de la EM y los resultados de este estudio fortalecen esa hipótesis".

La materia particulada (PM) se usa para describir una mezcla de partículas sólidas y gotitas en el aire y se divide en dos categorías. PM10 incluye partículas con un diámetro de 10 micrómetros de menor y PM2.5 que tienen un diámetro de 2.5 micrómetros o menor.

Tanto PM10 como PM2.5 son contaminantes importantes y se sabe que están relacionadas con diversas afecciones de salud, incluidas enfermedades cardíacas y pulmonares, cáncer y problemas respiratorios. Según la Organización Mundial de la Salud, se producen 4,2 millones de muertes cada año debido a la exposición a la contaminación del aire ambiental.

Se compararon tres áreas diferentes dentro de la región de estudio en función de sus niveles de urbanización, de las cuales se encontró que dos áreas estaban por encima del umbral de contaminación del aire de la Comisión Europea.

"En las áreas de mayor riesgo, ahora estamos llevando a cabo estudios analíticos específicos para examinar múltiples factores ambientales posiblemente relacionados con la distribución heterogénea del riesgo de EM", agrega el profesor Bergamaschi.

El número de personas con EM en todo el mundo está creciendo, con más de 700.000 afectados en toda Europa. La gran mayoría (85%) presenta EM remitente recurrente, caracterizada por episodios impredecibles y autolimitados del sistema nervioso central. Si bien la EM se puede diagnosticar a cualquier edad, con frecuencia ocurre entre las edades de 20-40 y es más frecuente en mujeres. Los síntomas pueden cambiar en severidad diariamente e incluyen fatiga, dificultad para caminar, entumecimiento, dolor y espasmos musculares.