Publicado 08/10/2020 07:24CET

El riesgo de autolesión aumenta en niños y niñas que experimentan una pubertad más temprana

Un niño protegido con mascarilla monta en bicicleta en el tercer día de desconfinamiento de niños y preadolescentes durante el estado de alarma por la crisis del coronavirus en el que los menores de 14 años pueden salir durante una hora, de 09:00 a 21:00
Un niño protegido con mascarilla monta en bicicleta en el tercer día de desconfinamiento de niños y preadolescentes durante el estado de alarma por la crisis del coronavirus en el que los menores de 14 años pueden salir durante una hora, de 09:00 a 21:00 - María José López - Europa Press - Archivo

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los niños y las niñas que experimentan la pubertad antes que sus compañeros tienen un mayor riesgo de autolesiones en la adolescencia, según un estudio financiado por el Instituto Nacional de Investigación de la Salud del Centro de Investigación Biomédica de Bristol (NIHR Bristol BRC), en Reino Unido, y publicado en la revista 'Epidemiology & Psychiatric Sciences'.

Este es el primer estudio que utiliza la aceleración del crecimiento en la adolescencia, una medida objetiva para el inicio de la pubertad porque se basa en las mediciones de la estatura tomadas en clínicas de investigación, para analizar la relación entre el momento de la pubertad y las autolesiones.

Los hallazgos podrían usarse para ayudar a identificar a los niños, así como a las niñas, que tienen un mayor riesgo de autolesión y desarrollar intervenciones tempranas para ayudar a reducir este riesgo.

Al examinar los datos de más de 5.000 personas, los investigadores encontraron que el inicio más temprano de la pubertad tanto en niños como en niñas, medido por la edad a la velocidad máxima de estatura (el "crecimiento acelerado" de la adolescencia), se asocia con un mayor riesgo de autolesión en 16 años de edad. También encontraron alguna evidencia de que, para las niñas, este aumento en el riesgo persiste hasta la edad adulta temprana.

Se sabe que los jóvenes que experimentan una pubertad más temprana tienen un mayor riesgo de padecer problemas de salud mental como la depresión. Investigaciones anteriores también han demostrado que las niñas que experimentan una pubertad más temprana tienen un mayor riesgo de autolesión.

Sin embargo, hasta ahora, la evidencia de si el momento de la pubertad está asociado con la autolesión en los niños era menos clara. Esto se debe a que la mayoría de los estudios anteriores se han centrado solo en las niñas o no han examinado a niños y niñas por separado.

Muchos estudios también han utilizado medidas subjetivas de cuándo comienza la pubertad, por ejemplo, preguntar a los jóvenes cuándo creen que comenzó su desarrollo puberal en comparación con sus compañeros, lo que podría no ser exacto.

A medida que los jóvenes pasan por la adolescencia, su altura aumenta drásticamente en un período de tiempo relativamente corto. El momento del período máximo de cambio se conoce como su velocidad máxima de altura: el momento en el que su altura aumenta a la velocidad más rápida.

Los investigadores calcularon la edad a la velocidad máxima de altura a partir de medidas de altura tomadas de 5.339 participantes en el estudio 'Children of the 90s' (ALSPAC) cuando asistieron a clínicas de investigación durante la infancia y la adolescencia. Calcularon que la edad promedio en la velocidad máxima de altura era de 13,5 años en los niños y de 11,8 años en las niñas.

El estudio también analizó los cuestionarios de autoinforme completados por los participantes a las edades de 16 y 21 años para evaluar si hubo informes de autolesiones. Uno de cada diez niños y una cuarta parte de las niñas informaron haberse autolesionado a los 16 años. A la edad de 21 años, la proporción de hombres que informaron haberse autolesionado alguna vez fue del 28% y la proporción de mujeres fue del 35%.

La investigación encontró que tanto para hombres como para mujeres, la proporción de participantes que informaron autolesiones fue más alta entre aquellos con velocidad máxima de altura temprana y más baja entre aquellos con velocidad máxima de altura tardía.

Para las mujeres, experimentar la velocidad máxima de altura un año antes se asoció con un aumento del 15 por ciento en las probabilidades de autolesión a los 16 años; para los hombres se asoció con un aumento del 28 por ciento. Si bien estos cambios pueden no ser causales, reflejan grandes diferencias en el riesgo de un evento que ahora se sabe que es relativamente común.

Elystan Roberts, investigadora de la Universidad de Bristol y NIHR Bristol BRC, y autora principal del artículo, destaca: "Nuestro estudio es el primero en investigar la relación entre el momento de la pubertad y la autolesión utilizando una medida objetiva del momento de la pubertad en los niños".

"Existe evidencia de que la autolesión se está volviendo más común entre los jóvenes, por lo que es importante identificar los factores asociados con la autolesión para que podamos brindar ayuda antes a las personas que pueden estar en mayor riesgo --añade--. Aún no sabemos mucho sobre los efectos psicológicos de la pubertad precoz en los niños porque el momento de la pubertad masculino es muy difícil de medir, por lo que nuestros resultados serán importantes para ayudar a reducir el riesgo de autolesión en niños y niñas".

La doctora Becky Mars, investigadora en epidemiología en ciencias de la salud de la población de la Facultad de Medicina de la Universidad de Bristol, agrega que "los próximos pasos serán identificar los mecanismos que explican la asociación. Pueden ser factores biológicos como el desarrollo neurológico o cambios hormonales, o podrían ser factores psicosociales como el acoso, el consumo de sustancias o la depresión".

"Una vez que comprendamos mejor las razones por las que los primeros desarrolladores tienen más probabilidades de autolesionarse, se pueden diseñar y aplicar intervenciones para ayudar a reducir el riesgo de autolesiones", concluye.

Contador