Retrasar el primer baño del recién nacido puede mejorar la lactancia

MAdre, recién nacido, bebé, parturienta, parto
PIXABAY - Archivo
Publicado 15/02/2019 17:46:44CET

   MADRID, 15 Feb. (Reuters/EP) -

   Los bebés que no se bañan de inmediato tras nacer tienen mejor adherencia a la lactancia, según ha mostrado un estudio llevado a cabo por investigadores estadounidenses y que ha sido publicado en el 'Journal of Obstetric, Gynecologic & Neonatal Nursing'.

   Los pediatras recomiendan que las madres amamanten exclusivamente a bebés hasta los 6 meses de edad, ya que puede reducir el riesgo de infecciones en los oídos y respiratorias de los bebés, síndrome de muerte súbita infantil, alergias, obesidad infantil y diabetes. Si bien la leche materna en sí misma está vinculada a muchos de estos beneficios para la salud, también lo es el contacto piel a piel que ocurre cuando los bebés amamantan.

   Si bien algunas mujeres dejan de amamantar porque es demasiado dolorosa o difícil, o porque los horarios de trabajo lo hacen imposible, algunas investigaciones anteriores han sugerido que la lactancia materna puede comenzar mejor cuando las madres no están separadas de los bebés en el hospital y tienen más oportunidades en esas primeros días para la unión y el contacto piel a piel.

   En el estudio actual, los investigadores examinaron las tasas exclusivas de lactancia materna en un hospital que bañaba a los recién nacidos entre las 12 y 24 horas posteriores del nacimiento. El estudio incluyó a 448 madres y bebés con partos bajo la antigua política de baño y 548 parejas de madres e hijos que estaban cubiertas por la nueva política de baño retrasado.

   La proporción de madres que amamantaron exclusivamente mientras estaban en el hospital aumentó de aproximadamente del 60 por ciento con el baño rápido al 68 por ciento con la nueva política de baños retrasados. También fue más probable que las mujeres informaran que planeaban continuar amamantando tras haber sido dadas de alta del hospital.

   "Bañar a un bebé inmediatamente después del nacimiento puede provocar una cadena negativa de eventos para la experiencia de la lactancia materna. Un baño justo después del nacimiento puede enfriar a los bebés y requerir que quemen la grasa para mantenerse calientes, lo que a su vez puede causar estrés y un bajo nivel de azúcar en la sangre. Los bebés no necesitan bañarse de inmediato a menos que exista un riesgo específico de infección, como el VIH", han zanjado los expertos.