Actualizado 21/02/2011 13:47 CET

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en España

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en España y más del 50 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 2 desarrollarán esta enfermedad durante los primeros cinco años tras el diagnóstico. Así lo han puesto de manifiesto los endocrinos reunidos en el X Curso de Técnicas de Endocrinología y Nutrición, organizado por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

En este sentido los expertos coinciden en que el diagnostico precoz es un elemento clave, ya que facilita el control intensivo de la diabetes y permite el tratamiento precoz de la retinopatía, con lo que se evita su progresión y la posterior perdida de visión.

"La retinografia, técnica que se utiliza para obtener fotos en color de la retina, permite de una manera fácil, rápida y muy asequible desde el punto de vista de los recursos humanos y económicos, controlar la aparición de dicha patología en gran parte de la población diabética", explica el jefe del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Doctor Peset de Valencia, Antonio Hernández Mijares.

Este curso, eminentemente práctico, pone a disposición de los endocrinos los avances en este tipo de técnicas y es muy útil ya que, como indica su coordinador y vocal de la Junta Directiva de la SEEN, Fernando Cordido, "la especialidad como tal no dispone de técnicas instrumentales propias. Así como la Cardiología tiene el electrocardiograma o los médicos digestivos tienen la endoscopia, el endocrino no dispone de ninguna técnica esencial propia que facilite el diagnostico".

En este sentido, uno de los conocimientos más demandados por los endocrinos es el uso de las técnicas de ecografía tiroidea. "La ecografía es, hoy por hoy, la manera más precisa con la que cuenta la especialidad a la hora de realizar una valoración estructural tiroidea. Por ello, es muy necesario que el endocrino esté formado en esta técnica y, además,, que sea él quien la realice", asegura Cordido.

Según este experto si el endocrino tuviese un ecógrafo en la consulta, él mismo podría hacer esta prueba, lo que contribuiría a reducir las listas de espera para este tipo de pruebas y a erradicar la incertidumbre del paciente provocada por el hecho de tener que esperar nuevamente a acudir a la consulta del endocrino para saber el diagnóstico. "Es una técnica que forma parte del presente de la especialidad y, sin lugar a dudas, marcará el día a día del endocrino en la consulta el día de mañana, de ahí la importancia de formar bien a los profesionales", concluye.