Publicado 10/09/2021 07:29CET

La respuesta inmunitaria fuera del objetivo podría predecir la gravedad de COVID-19

Archivo - 3D illustration, coronavirus, covid-19
Archivo - 3D illustration, coronavirus, covid-19 - MAKSIM TKACHENKO - Archivo

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La presencia de moléculas especiales de defensa del sistema inmunitario, denominadas anticuerpos autoinmunes, está estrechamente relacionada con la mala evolución de las personas hospitalizadas por COVID-19, según un nuevo estudio internacional publicado online en la revista 'Life Science Alliance'.

Dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, y con la participación de investigadores de la Universidad de Córdoba (Colombia), el estudio detectó los anticuerpos autoinmunes en la sangre de más de un tercio de los hombres y mujeres que ingresaron en el hospital y a los que se les confirmó la enfermedad.

Entre los nuevos hallazgos del estudio se encuentra que un subconjunto de estos anticuerpos autoinmunes que se unen al ADN o a un tipo particular de molécula de grasa, un lípido llamado fosfatidilserina, eran más a menudo dos veces más abundantes al inicio de la infección por coronavirus en aquellos cuyas condiciones empeoraron rápidamente que en aquellos cuya salud no empeoró.

Los pacientes con estos niveles elevados de anticuerpos autoinmunes tenían entre cinco y siete veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave que aquellos cuyos niveles de anticuerpos eran estables.

Según los investigadores, las personas hospitalizadas con casos de COVID-19 que ponían en peligro su vida requerían cuidados intensivos y un ventilador mecánico para ayudarles a respirar, mientras que los que tenían niveles más bajos de estos autoanticuerpos solían respirar por sí mismos y se recuperaban en gran medida.

Este trabajo se basa en la naturaleza de los anticuerpos, explican, proteínas inmunitarias que se dirigen a las bacterias y los virus invasores. En cambio, los anticuerpos autoinmunes atacan a las propias células y moléculas de la persona infectada. Esto incluye los lípidos y el material genético, o ADN, que se sabe que se derrama en el torrente sanguíneo cuando las células son eliminadas por la enfermedad, como el COVID-19.

"Los resultados de nuestro estudio muestran que los niveles iniciales de anticuerpos antiADN o antifosfatidilserina en la sangre estaban directamente relacionados con la gravedad de la enfermedad en los enfermos de COVID-19", afirma la coinvestigadora del estudio, la doctora Claudia Gomes, becaria postdoctoral de la NYU Langone Health.

"Aunque es necesario realizar más pruebas, nuestros hallazgos sugieren que una prueba para detectar la presencia de anticuerpos anti-ADN y anti-fosfatidilserina podría ayudar a identificar a los pacientes con COVID-19 ingresados en el hospital que tienen más riesgo de necesitar cuidados intensivos y que deben ser controlados más estrechamente", añade Marisol Zúñiga, también co-investigadora principal del estudio en NYU Langone.

Para el nuevo estudio, los investigadores examinaron las historias clínicas y los análisis de sangre de 115 hombres y mujeres blancos, negros, asiáticos e hispanos hospitalizados por COVID-19 en los hospitales del NYU Langone entre abril y junio de 2020.

Un número aproximadamente igual tuvo una enfermedad grave de la que sobrevivieron o murieron, o no requirieron cuidados intensivos y se recuperaron rápidamente. Los resultados de más de 100 mediciones, como los niveles de oxígeno en sangre, las enzimas hepáticas y la función renal, se compararon con los niveles de anticuerpos autoinmunes.

Los investigadores diseñaron el análisis para saber si los anticuerpos autoinmunes comunes estaban presentes en el COVID-19, como ya habían sugerido otros estudios en otras enfermedades infecciosas, y si las variaciones en los niveles sanguíneos estaban o no relacionadas con el grado de enfermedad de las personas.

Se descubrió que el 36% de los participantes en el estudio tenían anticuerpos autoinmunes cuando ingresaron en el hospital. Los niveles de anticuerpos anti-ADN y anti-fosfatidilserina estaban entonces fuertemente relacionados con la gravedad de la enfermedad. En concreto, el 86 y el 93 por ciento de los pacientes con niveles elevados de anticuerpos anti-ADN y anti-fosfatidilserina, respectivamente, experimentaron una COVID-19 grave.

Los niveles de anticuerpos anti-ADN también se relacionaron con el aumento de la coagulación sanguínea (trombosis) y la muerte celular (lisis), especialmente en el tejido muscular. Los investigadores afirman que en los casos más graves de COVID-19 se han observado tanto la trombosis, que puede dar lugar a coágulos sanguíneos potencialmente mortales, como los daños en el tejido muscular, especialmente en el corazón.

"Nuestras observaciones generales sugieren que, en los casos graves de COVID-19, la producción de anticuerpos autoinmunes desempeña un papel fundamental en la coagulación de la sangre y la muerte celular --afirma la investigadora principal del estudio, la doctora Ana Rodríguez, profesora del Departamento de Microbiología de la NYU Langone--. Nuestro estudio añade pruebas a la premisa subyacente de la enfermedad de que la respuesta equivocada del sistema inmunitario hace más daño que la propia infección viral".

Rodríguez advierte de que serán necesarios más experimentos para determinar si los anticuerpos autoinmunes son realmente la "causa o el efecto" de la coagulación de la sangre y la lisis celular observadas en el estudio de su equipo.

Si se descubre que es la causa del daño celular, los nuevos tratamientos con COVID-19 podrían incluir inyecciones de anticuerpos de donantes sanos para diluir la presencia de anticuerpos autoinmunes. Otras terapias experimentales que se están estudiando consisten en antígenos biodegradables que se adhieren a los anticuerpos autoinmunes y los neutralizan, pero no dan lugar a una reacción inmunitaria duradera de anticuerpos propios.

Contador