Publicado 10/09/2020 12:57:35 +02:00CET

La respuesta deficiente del succinato en las comidas en personas obesas con diabetes tipo 2 se normaliza tras la cirugía

Investigadores del CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM),
Investigadores del CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), - ISCIII

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una investigación del CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), publicada en la revista 'Diabetes Care', ha evidenciado que la respuesta deficiente del succinato durante las comidas en pacientes obesos con diabetes tipo 2 se normaliza después de la cirugía metabólica.

El succinato, un metabolito producido por algunas bacterias de la flora intestinal cuyos niveles circulantes se encuentran incrementados en pacientes obesos, podría explicar el origen de las alteraciones metabólicas propias de la obesidad al facilitar la inflamación crónica, de ahí el interés por estudiar su comportamiento.

En concreto, los expertos han demostrado que la ingesta es capaz de regular los niveles de succinato provocando un aumento de éste a nivel circulante. Esta respuesta nutricional depende del paso de glucosa por el intestino, y no de otros nutrientes como los lípidos, y está altamente influida por el estado metabólico del paciente, ya que no se detecta en pacientes con obesidad y diabetes.

El estudio, liderado por los investigadores del CIBERDEM del grupo Diamet del Institut d'Investigació Sanitària Pere Virgili (IISPV) Sonia Fernández-Veledo y Joan Vendrell, ha evidenciado también que la respuesta deficiente del succinato a la ingesta en pacientes con obesidad y diabetes se recupera después de ser sometidos a cirugía bariátrica, tratamiento quirúrgico que favorece la pérdida de peso y la remisión de la diabetes.

"Evidenciamos de nuevo que los niveles circulantes de succinato nos informan del estado metabólico del paciente. De manera similar a lo que sucede con otras hormonas como la insulina, la obesidad y la diabetes están asociadas a concentraciones elevadas de succinato y ahora también sabemos que tiene un comportamiento disfuncional en respuesta a la ingesta", ha comentado el jefe de grupo del CIBERDEM, Joan Vendrell.

A su juicio, es necesario avanzar más en sus investigaciones para determinar si la recuperación de la respuesta a este metabolito en pacientes obesos con diabetes después de la cirugía depende de la pérdida de peso o, por el contrario, podría detectarse en etapas más tempranas.

"El succinato es un metabolito producido por nuestra flora intestinal que posee además funciones similares a una hormona al tener un receptor específico a través del cual señaliza, por lo que todo apunta a que podríamos estar frente a un nuevo mecanismo fisiológico de control de la homeostasis energética y posiblemente del control glucémico", ha añadido la última firmante del estudio, Sonia Fernández-Veledo.

Así, prosigue, el succinato no sólo estaría regulando la inflamación, tal y como han demostrado nuestros trabajos previos, sino también los diferentes procesos metabólicos que se dan en los tejidos tras la ingesta. "Vamos a seguir trabajando para demostrar que el succinato no es exclusivamente un biomarcador de disfunción metabólica sino también un elemento clave en el control del metabolismo energético", han zanjado los investigadores.

Contador

Para leer más