La religiosa Juliana Bohe tendrá que estar en observación 21 días para descartar que no tiene el virus

Actualizado 06/07/2015 18:50:50 CET
Sarasola atiende a los medios de comunicación
AYUNTAMIENTO DE BOADILLA

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, Borja Sarasola, ha asegurado este lunes que la hermana Juliana Donoha Bohe, que fue repatriada junto con el fallecido Miguel Pajares, tendrá que estar en cuarentena 21 días para poder descartar "con seguridad" que no tiene ébola.

Sarasola, en una visita a Boadilla del Monte, ha señalado que "hasta ahora" la hermana Juliana está "estable" ya que el segundo análisis que se le ha realizado ha dado negativo, pero que tendrá que seguir en observación los 21 días prescritos para poder afirmar "con seguridad" que no padece el virus.

Además, el consejero ha destacado que los profesionales sanitarios que atendieron al religioso Miguel Pajares "por ahora no han tenido indicios de tener la enfermedad".