Publicado 27/05/2022 07:18

Reducir el riesgo de enfermedad coronaria puede depender de tu consumo de televisión

Archivo - Hombre tumbado en el sofá. Sedentarismo.
Archivo - Hombre tumbado en el sofá. Sedentarismo. - ISTOCK/MIODRAG IGNJATOVIC - Archivo

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Ver demasiada televisión se asocia con un mayor riesgo de enfermedad coronaria independientemente de la composición genética del individuo, afirma un equipo de científicos de la Unidad de Epidemiología del Consejo de Investigación Médica (MRC) y la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y la Universidad de Hong Kong.

En el estudio, publicado en la revista 'BMC Medicine', los investigadores demuestran que -suponiendo una relación causal- el 11% de los casos de cardiopatía coronaria podrían evitarse si las personas vieran menos de una hora de televisión al día.

Uno de los principales factores de riesgo de las cardiopatías coronarias es el comportamiento sedentario, es decir, permanecer sentado durante largos periodos de tiempo en lugar de realizar actividad física.

Para examinar la relación entre el tiempo dedicado a conductas sedentarias frente a una pantalla, como ver la televisión o usar el ordenador en el tiempo libre, el ADN de un individuo y su riesgo de sufrir una cardiopatía coronaria, los investigadores examinaron los datos del Biobanco del Reino Unido, un estudio que incluye a más de 500.000 adultos que han sido objeto de un seguimiento prospectivo durante unos 12 años.

El equipo creó puntuaciones de riesgo poligénico para cada individuo, es decir, su riesgo genético de padecer una cardiopatía coronaria a partir de 300 variantes genéticas que se sabe que influyen en sus posibilidades de desarrollar la enfermedad. Como se esperaba, los individuos con puntuaciones de riesgo poligénico más altas eran los que tenían más riesgo de desarrollar la enfermedad.

Las personas que veían más de cuatro horas de televisión al día tenían un mayor riesgo de padecer la enfermedad, independientemente de su puntuación de riesgo poligénico. En comparación con estas personas, las que veían de dos a tres horas de televisión al día tenían una tasa relativa un 6% menor de desarrollar la enfermedad, mientras que las que veían menos de una hora de televisión tenían una tasa relativa un 16% menor. Estas asociaciones eran independientes de la susceptibilidad genética y de otros factores de riesgo conocidos.

El tiempo de ocio dedicado al uso del ordenador no parecía influir en el riesgo de padecer la enfermedad. "Nuestro estudio ofrece una visión única del papel que podría desempeñar la limitación del tiempo que se dedica a ver la televisión en la prevención de las enfermedades coronarias", afirma el doctor Youngwon Kim, profesor adjunto de la Universidad de Hong Kong e investigador visitante de la Unidad de Epidemiología del MRC, autor correspondiente del estudio.

"Los individuos que ven la televisión durante menos de una hora al día tenían menos probabilidades de desarrollar la enfermedad, independientemente de su riesgo genético --destaca--. Limitar el tiempo que se pasa sentado viendo la televisión podría ser un cambio de estilo de vida útil, y relativamente ligero, que podría ayudar a los individuos con una alta predisposición genética a la enfermedad coronaria en particular a controlar su riesgo".

La doctora Katrien Wijndaele, de la Unidad de Epidemiología del MRC, última autora del estudio, afirma que "la cardiopatía coronaria es una de las causas más importantes de muerte prematura, por lo que es importante encontrar formas de ayudar a las personas a controlar su riesgo mediante la modificación del estilo de vida".

"La Organización Mundial de la Salud recomienda reducir el sedentarismo y sustituirlo por actividad física de cualquier intensidad como forma de mantenerse más saludable --recuerda--. Aunque no es posible afirmar con certeza que sentarse a ver la televisión aumente el riesgo de padecer una enfermedad coronaria, debido a diversos factores potenciales de confusión y al error de medición, nuestro trabajo respalda las directrices de la OMS. Sugiere una forma sencilla y medible de alcanzar este objetivo para la población general y para los individuos con alto riesgo genético de sufrir una enfermedad coronaria".

Según el equipo, hay varias razones que podrían explicar la relación entre ver la televisión y el riesgo de cardiopatía coronaria y, en particular, por qué no se encontró relación con el uso del ordenador. El visionado de la televisión suele producirse por la noche, después de la cena, que suele ser la comida más calórica, lo que aumenta los niveles de glucosa y lípidos, como el colesterol, en la sangre.

También se suele picar más cuando se ve la televisión que cuando se navega por Internet, por ejemplo. Además, el visionado de la televisión tiende a ser prolongado, mientras que los individuos que utilizan el ordenador pueden ser más propensos a interrumpir su actividad.