Reducir la ingesta de sodio y eliminar las grasas trans podría evitar 94 millones de muertes

Publicado 12/06/2019 18:11:07CET
GETTY//WILDPIXEL - Archivo

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Tomar medidas a nivel mundial para reducir la presión arterial de las personas, reducir su consumo de sodio y eliminar las grasas trans de su dieta podría reducir drásticamente la incidencia de muerte prematura por enfermedad cardiovascular (ECV) durante más de un cuarto de siglo, hasta en un total de 94 millones de muertes evitables, según un nuevo estudio dirigido por la Escuela de Salud Pública de Harvard T.H. Chan (Estados Unidos).

"Centrar nuestros recursos en la combinación de estas tres intervenciones puede tener un enorme impacto potencial en la salud cardiovascular hasta 2040", explica Goodarz Danaei, el autor principal de la investigación, que se ha publicado en la revista 'Circulation', editada por la Sociedad Americana del Corazón.

Los investigadores utilizaron datos globales de múltiples estudios y estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para realizar sus cálculos. Así, estimaron que la ampliación del tratamiento de la hipertensión arterial al 70 por ciento de la población mundial podría prolongar la vida de 39,4 millones de personas. Reducir el consumo de sodio en un 30 por ciento podría evitar otros 40 millones de muertes y también podría ayudar a disminuir la presión arterial alta, un factor de riesgo importante para las ECV. Y eliminar las grasas trans podría prevenir 14,8 millones de muertes prematuras.

Más de la mitad de todas las muertes retrasadas, y dos tercios de las muertes retrasadas antes de los 70 años, se proyectan entre los hombres, que tienen el mayor número de muertes por enfermedades no transmisibles a nivel mundial, según sus hallazgos. Entre las regiones que más se beneficiarán de estas medidas figuran Asia oriental, el Pacífico y Asia meridional, así como los países del África subsahariana.

Contador