Reducir las emisiones de los vehículos de motor pueden mejorar la salud de los niños

Archivo - Contaminación, coches. Ciudad.
Archivo - Contaminación, coches. Ciudad. - TRAVEL WILD/ ISTOCK - Archivo
Publicado: lunes, 18 marzo 2024 7:29

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las políticas para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO 2) de los vehículos de motor combinadas con inversiones en vehículos eléctricos y transporte público reducirían la contaminación del aire y traerían grandes beneficios a la salud de los niños.

Así lo concluye un trabajo de investigadores de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia con colaboradores de la Universidad de California en Los Ángeles, la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston (todas en Estados Unidos) que aparece en la revista 'Environmental Research Letters'.

Los investigadores modelaron los beneficios de implementar múltiples escenarios del marco de política climática propuesto conocido como Iniciativa de Transporte y Clima (TCI) en 12 estados del noreste y medio Atlántico y el Distrito de Columbia. Bajo el límite más estricto de emisiones de CO2 y el escenario de inversión que dedicó más recursos al transporte masivo, estimaron un total de más de 58.000 casos evitados de mortalidad infantil, parto prematuro, bajo peso al nacer, trastorno del espectro autista, nuevos casos de asma, empeoramiento de los síntomas del asma y otras enfermedades respiratorias.

Los ahorros económicos relacionados fueron de 82 millones de dólares anuales. La evaluación de la distribución de los casos evitados de empeoramiento de los síntomas del asma indicó que los niños de todos los grupos raciales y étnicos se beneficiaron, con beneficios para la salud algo mayores en las poblaciones no blancas.

Según la TCI, los proveedores de combustible estarían obligados a comprar derechos de emisión de carbono, cuyas ganancias se destinarían a programas de transporte limpio. Si bien este programa no se implementó, sirve como modelo útil para otras políticas de mitigación climática. Específicamente, los investigadores modelaron los cambios en las partículas finas ambientales (PM 2,5 ) y el dióxido de nitrógeno entre 2022 y 2032 asociados con las emisiones del sector del transporte por carretera bajo nueve escenarios hipotéticos de inversión y límites de emisiones de CO 2 propuestos bajo TCI.

Estimaron los posibles beneficios colaterales para la salud en caso de resultados adversos en el parto, las vías respiratorias pediátricas y el desarrollo neurológico utilizando BenMAPR, una plataforma de evaluación del impacto en la salud que se basa en el Programa de análisis y mapeo de beneficios ambientales de la EPA.

"Las evaluaciones de los beneficios para la salud a menudo pasan por alto los resultados de salud de los niños. Sin embargo, sabemos que la exposición temprana a los contaminantes del aire tiene múltiples efectos perjudiciales para la salud y el bienestar de los niños; y estos se pueden prevenir", explica la coautora Frederica Perera, profesora de ciencias de la salud ambiental y directora de investigación traslacional en el Centro de Salud Ambiental Infantil de Columbia en Columbia Mailman (Estados Unidos) .

Los investigadores también señalan la importancia de los esfuerzos estratégicos de descarbonización a medida que se intensifica la crisis climática, al igual que señalan la importancia de incluir la salud y la justicia ambiental en las políticas climáticas. "Los límites de carbono ambiciosos y las políticas que se centran en grupos vulnerables, incluidos los niños, pueden mejorar los resultados de salud y ayudar a mitigar los impactos del cambio climático", concluye por su parte el primer autor Alique G. Berberian, estudiante de doctorado e investigador de posgrado en el Universidad de California, Los Angeles (Estados Unidos).

Contador