Recomiendan comidas ligeras cada 4 horas para evitar la somnolencia al volante

Publicado 06/08/2015 13:22:17CET
Conductor, carretera, seguridad vial
PARROT OF DOOM / WIKIMEDIA COMMONS

   MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Durante las vacaciones algunas personas realizan largos viajes para llegar a su destino o para ver a su familia, y durante estos es recomendable hacer comidas ligeras cada cuatro horas para evitar somnolencia y mareos y un consiguiente peligro de accidente, según ha explicado el miembro de Saluspot y médico de la Clínica San Juan, el doctor Santiago Antoñanzas.

   Antoñanzas ha señalado que la somnolencia o el mareo tienen lugar cuando se produce un mayor aporte de sangre hacia el tubo digestivo en detrimento de otras zonas del organismo, como el cerebro. Además, ha recomendado evitar el alcohol y tomar más líquidos que sólidos, a ser posible bebidas azucaradas y frescas, nunca heladas, ya que se absorben mejor.

   También hay que tomar precauciones a la hora de consumir fármacos si se está bajo un tratamiento, y "es imprescindible evitar medicamentos que puedan alterar la conducción", ha señalado el doctor Antoñanzas.

   Otra de las recomendaciones es prevenir la aparición de alteraciones oculares como la conjuntivitis o la blefaritis, que pueden enturbiar la vista. Si se padece miopía, hipermetropía o astigmatismo, se debe disponer de la corrección óptica correspondiente, mientras que las personas con cataratas o miopías muy acentuadas deben evitar conducir por la noche.

ES NECESARIO DESCANSAR CADA DOS HORAS

   Antoñanzas ha señalado que "es muy recomendable parar cada dos horas, ya que está comprobado que a partir de ese tiempo aparecen signos de fatiga física, con el consiguiente perjuicio para la atención en la conducción".

   En el caso de las personas mayores, los descansos son necesarios para evitar la producción de alteraciones venosas en las piernas. Al estar mucho tiempo con las piernas dobladas, el doctor Antoñanzas ha explicado que "se entorpece la circulación de retorno, es decir, la que sube desde los pies hasta el corazón". Este problema puede favorecer la aparición de tromboflebitis, especialmente en personas de edad avanzada o que tienen varices importantes.

   Durante la conducción se debe mantener una postura correcta, con la espalda pegada al respaldo y en un ángulo de 90 grados con respecto a las piernas. El respaldo no debe estar muy tumbado y el cinturón de seguridad tiene que estar bien anclado.

   Antoñanza ha destacado que "el conductor no debe utilizar ningún sistema de reposo o almohadilla, ya que podría relajarse y disminuir los reflejos y la atención al volante". Por otro lado, los demás pasajeros también deben mantener una buena postura y pueden utilizar cojines si sufren alteraciones cervicales o para estar más cómodos.

CUANTOS MENOS PASAJEROS, MEJOR

   En un viaje con muchos kilómetros es recomendable llevar pocos pasajeros, ya que así habrá una mejor ventilación en el interior de vehículo, se pueden repartir bien las cargas y los ocupantes irán más cómodos.

   La ventilación también ayudará a mantener más fresco el coche y no abusar del climatizador o aire acondicionado. El doctor Antoñanza ha recomendado evitar "corrientes de aire frío directo, además de tapar las ventanillas traseras en la zona en la que el sol dé de lleno". También es preferible conducir fuera de las horas centrales del día y tomar líquidos refrigerados con frecuencia.

   El calor puede producir mareos, aunque no es la única causa. Antoñanza ha aconsejado evitar cambiar la dirección de la mirada de forma brusca, las lécturas incómodas y realizar "una conducción suave del vehículo" para evitar que los ocupantes sufran durante el viaje.