Realizar ejercicio antes de ir al cole mejora el bienestar de los niños

Niños, deporte
GETTY
Publicado 12/02/2018 8:33:34CET

   MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los niños que participan en un programa de actividad física de 12 semanas antes de la escuela experimentan mejoría en el peso corporal y el bienestar social/emocional, en comparación con sus compañeros de clase que no realizan este ejercicio. Investigadores del Hospital General de Massachusetts para Niños (MGHfC), en Estados Unidos, informan de los resultados de su estudio del Programa BOKS (desarrollar el éxito de nuestros niños) en un documento que se publicará en la edición de abril del 'American Journal of Preventive Medicine'.

   "Sabemos que la actividad física puede tener efectos positivos en la salud de los niños, desde disminuir las tasas de obesidad y enfermedades relacionadas con la obesidad hasta mejorar el rendimiento escolar y el bienestar general", afirma la primera autora del estudio, Rachel Whooten, doctora postdoctoral en la División General de Pediatría Académica del MGHfC. "A pesar de estos beneficios, a menudo es difícil para los niños y las familias encontrar oportunidades para estar físicamente activos. Nuestro estudio evalúa un programa ampliamente disponible, fácilmente expansible e innovador que puede crear más oportunidades de actividad física para los niños en edad escolar", añade.

   Una iniciativa de la Fundación Reebok, que fue copatrocinador del estudio actual, el Programa BOKS está actualmente disponible en más de 3.000 escuelas primarias y secundarias en Estados Unidos y otros países. Después de un plan de 12 semanas, el programa ofrece sesiones de una hora de duración, antes de la escuela, hasta tres días a la semana.

   Cada sesión comienza con un juego de calentamiento, seguido de una actividad relacionada con la carrera; actividades que incorporan "habilidades de la semana", como flexiones de brazos o sentadillas; un juego para finalizar la sesión y discusiones sobre nutrición durante el estiramiento y el enfriamiento. Las sesiones están dirigidas por voluntarios que han sido capacitados con los materiales del programa BOKS. Si bien la capacitación, el currículo de BOKS y los materiales de apoyo se brindan a las escuelas participantes sin costo alguno, las escuelas deben proporcionar algunos suministros básicos y ubicaciones para el programa.

   Estudios previos pequeños han documentado mejoras en la grasa corporal y el rendimiento aeróbico en participantes de BOKS, en comparación con los no participantes. El presente estudio fue diseñado para evaluar cómo un programa BOKS de 12 semanas afecta al índice de masa corporal (IMC) de los participantes y si las diferencias se producen al participar dos o tres veces por semana.

   En 24 escuelas primarias y secundarias en tres comunidades del este de Massachusetts durante el año escolar 2015-16, se invitó a los padres de todos los estudiantes en los grados K-8 (hasta los 14 años) a inscribir a sus hijos en el programa BOKS y en el estudio. Los padres de aquellos que no participan en BOKS podrían permitir que sus hijos participaran en el grupo de comparación.

MEJORAS EN EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL

   Los distritos escolares determinaron si el programa se ofrecería dos o tres veces por semana, dependiendo de los recursos y las preferencias. Se ofrecieron sesiones de dos veces a la semana en 16 escuelas, mientras que ocho escuelas realizaron sesiones tres veces por semana. En total, 274 niños participaron en el programa dos veces por semana, 151 en el programa tres veces por semana y 282 en el grupo de comparación, hasta un total de 707 participantes del estudio.

   Además de las medidas de estatura y peso tomadas antes y después del programa de 12 semanas, los participantes de 8 años o más completaron encuestas que evaluaban su bienestar social y emocional, incluido su estado de ánimo general, interacción con sus compañeros, satisfacción con sus vidas e implicación en sus estudios. Al final del programa BOKS de 12 semanas, los niños que participaron tres veces a la semana obtuvieron puntuaciones significativamente mejores en el índice de masa corporal (IMC), una medida específica de edad y sexo utilizada para rastrear los cambios en el estado de peso y una mayor probabilidad de pasar a un IMC más bajo, como a la categoría normal en lugar de sobrepeso, que los niños en el grupo de comparación.

   Los participantes de tres veces por semana también obtuvieron mejores puntuaciones en cuanto a su participación en el trabajo escolar, mientras que los del grupo de dos veces por semana registraron mejoras significativas en el estado de ánimo, la vitalidad y la energía. La jefa de la División de Pediatría Académica General de MGHfC, Elsie Taveras, que dirigió el estudio, explica que la naturaleza antes de la escuela del programa BOKS ofrece varias ventajas, que no entran en conflicto con las actividades extraescolares y los compromisos familiares.

   "La estructura del programa en la que los voluntarios de la escuela reciben una breve capacitación y luego siguen un plan de estudios estándar puede superar las preocupaciones de algunos maestros y padres de que no tienen el conocimiento para ayudar a los niños a ser más activos. La flexibilidad del programa BOKS y la falta de una inversión requerida en recursos materiales puede ser útil para las escuelas con equipo y recursos financieros limitados", subraya.