Publicado 29/06/2022 08:33

La realidad del orgasmo seco en los hombres y sus consecuencias

Archivo - Pareja, sexo, problema
Archivo - Pareja, sexo, problema - PROSTOCK-STUDIO/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 29 Jun. (EDIZIONES) -

   Hay hombres que cuando llegan al orgasmo no eyaculan hacia afuera, por tanto no liberan semen al exterior, o bien la emisión de líquido es mínima. En estos se da una alteración denominada 'orgasmo seco'. Esta afección puede ocasionar problemas en la autoestima del hombre, en las relaciones sexuales, así como de cara a la fertilidad. Veamos por qué sucede.

   Entrevistamos en Infosalus a la doctora Natalia Pérez Romero, uróloga del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, quien recuerda que el líquido que eyacula un hombre tras el orgasmo procede de varias glándulas: "Hay una cantidad mínima que viene de los testículos, y que contiene los espermatozoides, pero el volumen mayor procede de las glándulas de la vía seminal, que son sobre todo las vesículas seminales y la próstata, las glándulas que fabrican el líquido que acompaña a los espermatozoides".

   Eso sí, el orgasmo seco, según precisa esta experta, es diferente de la anorgasmia porque en el primero sí tiene lugar el orgasmo, no así la eyaculación. "La anorgasmia se caracteriza por una falta de sensación de placer, que es la esencia del orgasmo. Son dos cosas bien diferenciadas aunque como van unidas temporalmente los pacientes suelen asociarlas mucho", remarca.

   Aunque no hay datos sobre su incidencia, la uróloga indica que sí se trata de una patología frecuente, siendo en muchas causas algo iatrogénico o derivado de otros tratamientos: "Es una situación muy habitual y frecuente, casi siempre derivada de otros procesos, y que no suele necesitar tratamiento salvo si se quiere la reproducción".

   En concreto, la especialista del Clínico San Carlos determina que habría dos principales grupos de causas del orgasmo seco, siendo la mayor parte de las ocasiones derivadas de otros tratamientos.

   Habla así de aquellos pacientes tratados de la próstata, tanto por cirugía como por vía farmacológica, que hacen una eyaculación retrógrada porque el semen se va hacia la vejiga, por ejemplo; o el caso de muchos fármacos que producen alteraciones en la eyaculación, haciéndola retrógrada (hacia adentro), o bien provocando una ausencia de la misma, de forma que el paciente no emite semen.

   "Aparte de los pacientes tratados con la próstata, que se ven de forma habitual, hay muchos antihipertensivos, o fármacos para problemas psiquiátricos, cuya toma puede derivar en falta de eyaculación", agrega, al tiempo que recuerda esta especialista que este fenómeno podría ser también consecuencia de la diabetes, que provoca alteraciones vasculares, dando lugar a la ausencia de eyaculado.

   Reconoce que un porcentaje altísimo de estos pacientes padece una "preocupación tremenda", un efecto secundario que en muchos casos les hace abandonar su medicación a pesar de la mejoría de los síntomas. "Estos pacientes lo asumen bien si están bien informados, casi siempre es un problema de falta de información y les sorprende que pasan de una eyaculación normal a una ausencia de la misma", aclara la doctora Pérez Romero.

QUÉ LIMITACIONES TIENE

   Así, la doctora Natalia Pérez Romero subraya que existen limitaciones para quienes quieren ser padre ante la ausencia de eyaculación, única situación que realmente plantea tratamiento, según afirma, porque "no eyacular no tiene mayor repercusión a nivel de salud pero sí representa un problema en quienes quieren tener hijos".

   "En estos es importantísimo averiguar si el problema es debido a una falta de emisión de semen o bien es consecuencia de una eyaculación retrógrada, de forma que en la orina se pueden rescatar los espermatozoides. Se estudia después la orina posteyaculado, para seguidamente emplear o no técnicas de reproducción asistida", apostilla.

   Algunos pacientes con lesiones medulares pueden padecer orgasmo seco o falta de eyaculación, continúa la uróloga del Clínico San Carlos. Dice que en estos se suelen realizar terapias de estimulación vibratoria peneana, o de electroeyaculación, que son terapias muy dirigidas a obtener el semen para poder facilitar la reproducción.