Publicado 17/02/2020 7:10:39 +01:00CET

La radioterapia dirigida al corazón puede empeorar temporalmente la fatiga

El gadolinio podría hacer que la radioterapia solo matase las células cancerígenas
El gadolinio podría hacer que la radioterapia solo matase las células cancerígenas - CC BY 4.0. ILUSTRACIÓN DE MINDY TAKAMIYA - Archivo

   MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las dosis de radiación al corazón que se producen durante los tratamientos de radioterapia para el cáncer de pulmón, cáncer de mama y linfoma pueden aumentar temporalmente la fatiga, causar dificultad para respirar y disminuir la capacidad de actividad física en pacientes con cáncer, según una investigación presentada en el curso del Colegio Americano de Cardiología.

   Este curso examina las nuevas ciencias y las mejores prácticas para evaluar, diagnosticar y tratar las preocupaciones cardiovasculares únicas de los pacientes con cáncer y / o aquellos que requieren atención de supervivencia.

   La enfermedad cardiovascular es la segunda causa principal de muerte en los supervivientes de cáncer, y se estima que 14,5 millones de pacientes y sobrevivientes de cáncer tienen factores de riesgo cardiovascular significativos.

   A medida que más pacientes con cáncer sobreviven y viven más tiempo, salen a la luz más problemas de atención a largo plazo. La radioterapia torácica es un tipo de tratamiento contra el cáncer dirigido a la región del tórax, el corazón y el torso y es muy eficaz en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer junto con la quimioterapia, pero puede causar efectos secundarios que pueden afectar la calidad de vida.

   Los investigadores en este estudio buscaron examinar la radioterapia torácica ya que impactaba la calidad de vida en pacientes con cáncer de mama, cáncer de pulmón y linfoma.

   El estudio, realizado entre 2015 y 2018, examinó a 130 pacientes con cáncer de mama, cáncer de pulmón o linfoma mediastínico que fueron tratados con radiación en el pecho. La mediana de edad de los participantes fue de 54 años y el 78,5% eran mujeres.

   Los investigadores recogieron datos antes de administrar la radioterapia, inmediatamente después de que el paciente había recibido la terapia, luego de cinco a nueve meses después de la finalización de la radioterapia.

   En cada uno de estos tres puntos temporales, se pidió a los pacientes que informaran por sí mismos sobre la actividad física, que se evaluó mediante el Cuestionario de actividad física de tiempo libre de Godin-Shephard (GSLTPAQ). La fatiga y la dificultad para respirar se evaluaron mediante las Escalas de fatiga y disnea de la Evaluación funcional de la terapia de enfermedades crónicas (FACIT).

   Los diferentes tipos de cáncer mostraron resultados diferentes. Así,

   los participantes en cáncer de pulmón y linfoma informaron de un aumento en la fatiga y la disnea inmediatamente después de la radioterapia, que luego mejoró.

   Cada aumento de 1 Gy en la dosis cardíaca media de radiación se asoció con una disminución de las puntuaciones de GSLTPAQ. Además, cada aumento del 10% en el volumen del corazón que recibe una dosis de radiación de 5 Gy se asoció con una reducción significativa en las puntuaciones de GSLTPAQ.

   Los participantes con cáncer de mama informaron de aumentos significativos en la actividad física y disminución de la fatiga con el tiempo. En este grupo, hubo una tendencia no significativa hacia un aumento de la fatiga con el aumento de la dosis de radiación.

   Sin embargo, cuando se tienen en cuenta las diferencias en el tratamiento de radiación y quimioterapia en estos pacientes, los puntajes GSLPTAQ moderados a intensos en la línea de base se asociaron con mejoras en la fatiga con el tiempo.

   "Este estudio sugiere que cuando un paciente es tratado con radioterapia torácica, puede tener un impacto negativo en su calidad de vida desde el principio. Sin embargo, participar en niveles más altos de actividad física antes del tratamiento puede ayudar a mejorar algunos de estos síntomas con el tiempo", apunta la autora principal Sheela Krishnan, miembro de la división cardiovascular del Hospital de la Universidad de Pennsylvania.

   "También confirma que los niveles crecientes de actividad física durante el tratamiento están asociados con mejoras concurrentes en la calidad de vida --añade--. Aunque no podemos establecer una relación causal clara a partir de estos hallazgos, enfatiza que la actividad física y la calidad de vida están estrechamente vinculadas".

   Se observaron diferencias entre pacientes con cáncer de mama y cáncer de pulmón y linfoma, posiblemente debido a diferencias en las dosis de radiación administradas. Sin embargo, para todos los participantes, teniendo en cuenta las diferencias en la quimioterapia y la dosis de radiación que recibieron, los aumentos en la actividad física con el tiempo se asociaron significativamente con mejoras simultáneas en la fatiga y la falta de aliento.

   "Si bien nuestro estudio es pequeño, sugiere que los altos niveles de actividad física antes del inicio de la radioterapia para el cáncer se asocian con un mejor funcionamiento físico y calidad de vida con el tratamiento del cáncer --resume Krishnan--. Todavía se necesita trabajo adicional para comprender los tipos y el momento de los ejercicios que pueden generar el mayor beneficio".