¿Querer es poder?: Cómo cultivar la determinación

Determinación, resiliencia, liderazgo, soluciones
GETTY/WILDPIXEL
Publicado 24/04/2016 7:59:38CET

   MADRID, 24 Abr. (EDIZIONES) -

   La tan manida expresión de 'Querer es poder' al menos es cierta en el 50% de la afirmación y es que querer es el primer paso para conseguir algo pero ¿qué nos lleva realmente a conseguirlo? Las líneas del destino son caprichosas y siempre es mejor tomar el control de la situación para, al menos, poder decir que lo hemos intentado. La determinación juega el papel principal en todo ello ¿sabemos cómo desarrollarla?

   Según explica a Infosalus Pilar Jericó, empresaria, experta en desarrollo del talento y autora de '¿Y si realmente pudieras?' (Alienta, 2016), la determinación conecta el deseo con la convicción y a pesar de ser una herramienta innata al ser humano, bien visible en los niños, la educación y socialización, la búsqueda de la seguridad y los miedos personales hacen que se vaya debilitando a medida que crecemos.

   "Los miedos, la comodidad y la educación son fuertes frenos para la determinación. Hay personas que se han perdido por el camino a sí mismos por su deseo de aceptación social y que ni siquiera saben ya qué es lo que quieren tan preocupados por contentar a los demás", comenta Jericó.

   La determinación es la fuerza que nos ayuda a salir adelante en los momentos difíciles y es un elemento común a la mayoría de líderes junto con la capacidad de aprendizaje. Para que exista determinación Jericó apunta que es necesario la existencia de dos aspectos: el deseo, ligado a saber qué quieres, y la convicción, que supone ir a por ello. Pero además, tres conceptos forman parte de la determinación: dirección, terminación y acción asociada.

   Con estas premisas de partida, la autora desarrolla en su libro un método de seis pasos para que nuestra determinación se convierta en objetivos cumplidos, a través de dos ámbitos, la identificación de aquello que deseamos conseguir y cómo conseguir los recursos para lograrlo.

¿RESIGNACIÓN O ACEPTACIÓN?

   Sobre que cada uno de nosotros está en el lugar al que le han llevado sus actitudes y talentos, Jericó hace referencia a Dan Gilbert, profesor de Psicología de la Universidad de Harvard, que sostiene que disponemos de un sistema inmunológico mental que nos hace ver la parte positiva a todo aquello que vivimos.

   La expresión 'Será por bien' está presente en distintas formas dentro de una variedad de corrientes religiosas y humanistas como un alivio frente al devenir de nuestra existencia.

   "El problema es que esta forma de pensar nos puede llevar a la resignación y no a la aceptación. Esta última es saludable y sólo llega tras dejarnos la piel en el intento aunque los resultados no sean los deseados. La resignación se produce 'a priori' y nos hace daño porque nos encasilla en determinados lugares", explica la autora.

   Jericó apunta además que los sueños son faros pero no deben considerarse objetivos prioritarios, nuestra determinación puede llevarnos a estar cada vez más cerca de ellos si dejamos que esta gran fuerza interior se desarrolle.

6 PASOS PARA FORTALECER TU DETERMINACIÓN

   A continuación, Jericó expone a los lectores de Infosalus, los seis pasos a seguir para, con trabajo, conseguir resultados. Los tres primeros se refieren a cómo identificar lo que deseamos y los siguientes a las estrategias que pueden ayudar a llevarlo a la práctica:

1º Identifica los beneficios que te proporcionan las situaciones que no te gustan y desearías cambiar: hay que descubrir las ventajas que te aportan las situaciones que no te gustan y después plantearse qué sería necesario hacer para conseguir esos mismos beneficios pero de una forma más placentera.

   2º Identifica qué no quieres: cuando no sabes qué queremos hacer en ocasiones tendemos a no deja de dar vueltas sobre los miedos que nos frenan. En estos casos en los que la mente más que ayudar nos supone una carga, hay que buscar otras fuentes de información en el cuerpo. "Debemos seguir nuestra intuición. Solo en el sistema digestivo existen más de 100 millones de neuronas que nos ayudan a distinguir entre lo que nos gusta y lo que no nos gusta a través de sensaciones físicas a las que hay que prestar atención", comenta Jericó.

   3º Echa dados: con esta expresión Jericó se refiere a la posibilidad de jugar en la realidad con los posibles deseos que tienes en mente. "Experimenta con la realidad, haz pequeñas demos en tu vida de aquello que te gustaría hacer y busca alternativas para probar esas posibilidades. La mente a veces es traicionera, nos hace elucubrar sobre aquello que nos gustaría hacer pero en vez de darle vueltas ve a la realidad y deja que tu cuerpo te diga lo que siente cuando pruebes de alguna forma esas ideas en tu vida", señala la autora, para quien es importante llevar aunque sea a pequeña escala a la realidad los deseos largo tiempo acariciados.

   4º Desarrolla una estrategia adaptada a tus posibilidades: un plan de acción que te ayude con pequeños pasos a conseguir lo que deseas. "No tiene que ser un plan de acción muy sofisticado sino más bien que nos lleve paso a paso hacia nuestro objetivo. Hay que pensar en qué primer paso podríamos hacer para conseguir lo que deseamos y llevarlo a la práctica para luego después pensar en el siguiente paso. Debemos simplificar los temas y nuestra vida, no podemos conseguir todo lo que deseamos. Hay que centrarse en un paso a dar y trabajar sobre ello ya es de por sí un resultado interesante", comenta Jericó.

   5º Busca recursos: esto se trata sobre todo de buscar gente que te ayude, compartiendo metas con otros amigos o disponiendo pequeñas recompensas cuando consigas ponerte en marcha.

6º Ten tenacidad y constancia para seguir adelante: puedes alimentar estas capacidades creando hábitos y para ello tienen que estar conectados con tu deseo y realizarlos con frecuencia como parte de una rutina.