Actualizado 22/02/2010 19:22 CET

P.Vasco.- Sindicato dice que la Ertzaintza tiene las cifras "más altas" de divorcios y enfermedades mentales

BILBAO, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato Profesional de la Ertzaintza (SIPE) se refirió hoy a las causas del absentismo laboral en la Policía autonómica para señalar que sus agentes tienen las cifras "más altas de divorcios, enfermedades mentales (ansiedad, estrés, depresión)", que las combaten "tomando ansiolíticos para el día e hipnóticos para poder dormir, además de los correspondientes antiácidos para las malas digestiones".

En un comunicado, SIPE aludió al envejecimiento "galopante de la plantilla, diferenciando la edad biológica de la cronológica". "Cada 15 años de turnicidad existe un envejecimiento prematuro de 5 años", aseveró, por lo que recordó al consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, que las primeras promociones tienen 28 años de turnos y hacen noches hasta los 58 años. "Consulte con los especialistas en Patología Laboral sus consecuencias", le indicó.

En este sentido, señaló a Ares que "si es capaz de lograr una segunda actividad (la tienen hasta los Mossos catalanes) por edad a los 55 años, tendrá solucionada la mayor parte del problema, porque hay 1.083 ertzainas con 53 años y 239 ertzainas con 58 años". "Con más de 45 años de edad, los daños causados por el turno de noche son irrecuperables", aseguró.

Asimismo, afirmó que la Ertzaintza soporta estados de "alto estrés con grave riesgo personal, que dejan secuelas". "Actuamos bajo unas normas estrictas que regulan nuestro trabajo. Nuestra vida privada debe ser ejemplar, los fallos no se perdonan y se castigan por vía Penal y por vía Administrativa", reprochó.

AMENAZA TERRORISTA

"Las Normas de Seguridad e Higiene que rigen para los demás trabajadores, están mediatizadas por las necesidades de servicio que justifican todos los excesos de nuestros 'brillantes' mandos", criticó, para añadir que trabajan bajo un amenaza terrorista permanente, arriesgando "vida, patrimonio y familia" por un salario.

En esta línea, destacó que más de 800 agentes "no pueden soportar la presión de vivir dentro de Euskadi y tienen que emigrar a otras comunidades para que su ansiedad no taladre su cerebro y a veces no lo consiguen". "Nosotros no podemos trasladarnos con el 'Síndrome del Norte' a trabajar a otro lugar mas tranquilo", añadió.

Tras denunciar que se les compare con colectivos de policías que están fuera de Euskadi, resaltó que se omita "sibilinamente, que la cifra de abstención laboral en Osakidetza supera el 12 por ciento".

Aunque reconoció que pueda haber "algún caso de picaresca puntual", aseveró que los facultativos de Osakidetza "conocen a fondo el estado físico y mental de sus pacientes" y concluyó que algunos causantes del absentismo laboral son mandos elegidos "a dedo", al servicio "de una ideología, que debían haber sido retirados del mando hace tiempo, cambio que puede provocar al Consejero problemas políticos y por eso, no se atreve a solucionar este absentismo".